Sábado, 22 de Febrero de 2020
Última actualización: 23:17 CET
Tribunales

Jugada cantada: tribunal cubano se declara 'sin jurisdicción' ante una demanda contra Bruno Rodríguez

El abogado independiente Julio Ferrer Tamayo. (W. FERNÁNDEZ CUENCA)

La Sala de lo Civil y Administrativo del Tribunal Provincial de La Habana desestimó la demanda por "daño moral" presentada por el abogado independiente Julio Ferrer Tamayo contra el canciller cubano, Bruno Rodríguez, alegando falta de jurisdicción para admitir la petición.

En el auto emitido, los jueces dicen que la petición hecha por Ferrer Tamayo para exigir al canciller una retractación pública debido a las aseveraciones hechas sobre su persona por la misión diplomática cubana ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, debe canalizarse por la vía administrativa y, de no resolverse por esa vía, acudir entonces a la judicial.

Ferrer Tamayo expresó a DIARIO DE CUBA que "esta respuesta demuestra que los tribunales son capaces de decir cualquier cosa para garantizar la impunidad de la cual gozan las autoridades estatales".

"Ante la demanda anterior alegaron que hacía falta una declaración de ilicitud de la autoridad superior para dar curso a la queja, esta coyunda fue reconocida como una limitación y, con la proclamación de la nueva Constitución, fue eliminada. Ahora, como no pueden usar ese argumento, no les queda otra alternativa que inventar que no tienen jurisdicción sobre la demanda", explicó el jurista.

Esta es la segunda demanda de Ferrer Tamayo contra el canciller. En ambas ha exigido una retractación pública por haberlo calificado a él y a todo el equipo del Centro de Asesoría Legal Cubalex de "vulgares delincuentes bajo el ropaje de defensores de derechos humanos".

Este jurista tiene además en los tribunales varias demandas contra las autoridades judiciales y penitenciarias que encarcelaron a su esposa, Marienys Pavó Oñate, por considerarlas responsables de todas las ilegalidades cometidas durante los casi siete años de encierro de la también abogada.

Tanto Ferrer Tamayo como su esposa consideran que el encarcelamiento de esta tuvo móviles políticos, por la labor del abogado a favor de la sociedad civil cubana. El propio Ferrer Tamayo estuvo encarcelado en dos ocasiones por defender los derechos y reclamar la libertad de su esposa.