Viernes, 15 de Noviembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
Represión

La Aduana cubana estrena un método de extorsión contra los activistas que viajan al extranjero

Marthadela Tamayo. (MARTHADELA TAMAYO/FACEBOOK)

La activista Marthadela Tamayo fue víctima de una nueva estrategia represiva de la policía política a su regreso a La Habana, después de permanecer cuatro meses en los Estados Unidos como becaria.

De acuerdo con Tamayo, miembro del Comité Ciudadanos por la Integración Racial (CIR), tras arribar sobre las 6:00PM en un vuelo de American Airlines la retuvieron "una hora en Inmigración y Extranjería", hasta que fue entrevistada por un oficial de la Seguridad del Estado.

En declaraciones a DIARIO DE CUBA, la activista aseguró que, con posterioridad, hizo el despacho de su equipaje, que traía correctamente pesado desde que embarcara en Washington.

"Traía dos maletas y pesaban 52 kilos, pero en La Habana pesaron 68; habían 'engordado'", ironizó. Los agentes de Aduana calcularon el monto que debía pagar por el sobrepeso, que resultó en una cifra de 1.250 dólares.

"Les dije que me llevaran 1.250 días presa, que no lo iba a pagar, o que se quedaran con mis dos maletas, que eran ropa solamente y objetos personales".

Finalmente, Tamayo acabó pagando un total de 810 CUC (pesos convertibles), y no fue hasta las 11:30PM que logró salir del aeropuerto, donde por horas la esperaban su anciana madre y su hijo de 11 años. "Ese dinero no se lo robé a nedie. Lo gané honradamente para criar a mi hijo", dijo.

Para la activista, este método inédito "es una extorsión total. Si con el dinero que me extorsionan en la Aduana van a resolver las necesidades de salud, educación, progresos, dentro de Cuba, lo daría encantada. Pero ese dinero va a las arcas del Estado sin que resuelva los problemas que tienen los cubanos. Esta es un manera de enriquecerse las autoridades."

"Como activistas y como mujeres vamos a seguir. Hay que seguir luchando por el cese de la violencia a las mujeres en política", apuntó.

A pesar de que es la primera vez que se reporta un acto de esta naturaleza contra un activista de derechos humanos en Cuba, no es la única ocasión en que Marthadela Tamayo ha sufrido las arbitrariedades que experimentan diversos ciudadanos cubanos a la hora de viajar al extranjero o de ingresar a la Isla.

En 2017, la Seguridad del Estado impidió a Tamayo abordar un vuelo con destino a México, donde había sido invitada junto a un grupo de seis mujeres a un seminario sobre liderazgo y empoderamiento femenino, auspiciado por el Instituto Simone de Beauvoir.

Anteriormente, autoridades aduanales también incautaron a Tamayo y otros activistas varias de sus pertenencias, como laptops y memorias flash, a su regreso de un viaje a Colombia, donde habían participado en otro taller.

En 2018, tanto Tamayo como Juan Antonio Madrazo Luna y Marthadela, ambos miembros del CIR, fueron impedidos de salir de la Isla para viajar a Ginebra, Suiza, invitados a participar en la sesión del Examen Periódico Universal de los derechos humanos.