Martes, 15 de Octubre de 2019
Última actualización: 10:47 CEST
política

Un tribunal de la ONU sentencia a cadena perpetua a dos exdirigentes jemeres rojos por genocidio

Khieu Samphan (d.) junto a su abogado, durante la audiencia. (REUTERS)

Un tribunal auspiciado por la ONU declaró este viernes a dos líderes de los Jemeres Rojos de Camboya culpables de genocidio, casi cuatro décadas después de que fuera derrocado el régimen ultramaoísta que organizó los "campos de exterminio", reportó Reuters.

La mayoría de las víctimas del régimen, que gobernó el país entre 1975 y 1979, murieron de hambre, tortura, agotamiento o enfermedad en campos de trabajo o fueron asesinadas a golpes durante ejecuciones en masa.

Entre 1,7 y 2,2 millones de personas, casi una cuarta parte de la población, murieron durante el período.

Las Cámaras Extraordinarias en los Tribunales de Camboya (ECCC, por sus siglas en inglés) dijeron que el Hermano Número Dos de los Jemeres Rojos, Nuon Chea, de 92 años, y el expresidente Khieu Samphan, de 87, fueron culpables de genocidio contra la minoría musulmana cham y el pueblo vietnamita, y de crímenes de lesa humanidad.

El tribunal los condenó a cadena perpetua.

Los dos acusados, que rechazaron las acusaciones, ya cumplían cadena perpetua tras recibir condenas en 2014 por crímenes de lesa humanidad, en relación con la evacuación forzosa de la capital, Nom Pen, después de que tomaran el poder bajo su líder Pol Pot en 1975.

Nuon Chea "realizó una contribución significativa a la comisión de crímenes", "tenía el poder de decisión último" con Pol Pot, señaló el juez Nil Nonn. Por su parte, Khieu Samphan era "el rostro" del movimiento ultramaoísta.

Durante este juicio, que probablemente será el último contra exmiembros del régimen de los jemeres rojos, un centenar de testigos declararon para denunciar decapitaciones, violaciones, matrimonios forzados y canibalismo.

El primer ministro camboyano, Hun Sen, quien también ocupó un alto cargo entre los jemeres rojos, ha pedido en varias ocasiones que no se envíe a ningún otro sospechoso ante el tribunal por los atropellos a gran escala cometidos entre 1975 y 1979, considerando que eso podría provocar agitación en el reino.

Nuon Chea y Khieu Samphan comparecen desde 2011 ante esta jurisdicción. Pero para intentar acelerar el procedimiento, a la vista de la envergadura de los cargos, los debates se dividieron en varios juicios.

Es la primera vez que el tribunal internacional retiene el calificativo de "genocidio" contra vietnamitas, miembros de la comunidad musulmana cham y otras minorías religiosas.

Durante años, hubo un debate entre expertos legales sobre si los asesinatos de los Jemeres Rojos constituían un genocidio, ya que la mayoría de sus víctimas eran compatriotas camboyanos.

El tribunal determinó que, bajo su mando, los Jemeres Rojos tenían una política de atacar a los pueblos cham y vietnamita para crear "una sociedad atea y homogénea sin divisiones de clase", dijo el juez Nil Nonn en el veredicto.

El genocidio fue cometido contra los cham, vietnamitas y budistas, dijo.