Jueves, 27 de Febrero de 2020
Última actualización: 23:17 CET
Costa Rica

El premio Nobel Óscar Arias ante un nuevo escándalo, esta vez por presunto abuso sexual

El expresidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz Óscar Arias. (AFP)

El expresidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz Óscar Arias se ha visto envuelto este martes en un nuevo escándalo, tras la publicación de una denuncia por supuesta violación interpuesta por una activista a favor del desarme nuclear, reporta la AP.

Arias negó la acusación y dijo que se someterá a la Justicia.

Según un artículo del Semanario Universidad, de Costa Rica, el presunto abuso habría ocurrido el 1 de diciembre de 2014 en la casa del exmandatario en San José, adonde una médica, entonces de 30 años, había llegado para una reunión relacionada con su causa antibélica.

En su relato, dado al medio costarricense, la mujer dijo que Arias la tomó por detrás, le tocó los senos y empezó a besarla mientras ella le recordaba que era un hombre casado.

"No me acuerdo bien qué me respondió él, pero me siguió tocando, me metió los dedos en la vagina y me tocó toda y me besó. Y después dijo que me esperara un toque y se salió de la oficina. Yo estaba como que no sabía qué hacer, me sentía atrapada en ese momento", narró.

La mujer presentó ante la Justicia el lunes una denuncia contra Arias por el delito de violación.

La mujer aseguró que Arias le propuso encontrarse en otro lado, ocasión que aprovechó para escapar, y luego le dijo al político que se había ido a una reunión con un asesor de una diputada en la Asamblea Legislativa.

"Les dije que, por favor, por favor, por favor me dejaran ir a la Asamblea porque tenía tanto miedo de mentirle a Óscar Arias, que yo le dijera: 'no, es que estoy en la Asamblea’ y que él tuviera algo así como espías", relató la mujer.

El expresidente costarricense emitió una breve declaración en la que rechazó haber cometido algún tipo de abuso contra la denunciante o cualquier persona.

"Nunca he actuado irrespetando la voluntad de ninguna mujer, menos aun tratándose de su libertad de relacionarse con otra persona. En mi vida pública he impulsado la igualdad de género, pues considero que es un medio indispensable para lograr una sociedad más justa y equitativa para todas las personas", afirmó Arias.

"Siendo que, según se informa, existe una denuncia formulada en mi contra, ejerceré mi defensa ante los tribunales de Justicia y no realizaré más comentarios públicos sobre este tema", añadió.

El dos veces mandatario costarricense (1986-1990 y 2006-2010) también enfrenta una acusación por presuntamente favorecer la adjudicación de un proyecto minero en 2008.

"Yo no creo que haya habido en la historia, en 117 años de entregarse el premio Nobel a diferentes personas, que alguno de ellos haya sido acusado ante los tribunales. Yo he sido el primero y eso por supuesto que me duele", dijo Arias, de 78 años, el pasado 28 de enero, tras acudir a una audiencia preliminar por el caso de la mina de oro Las Crucitas.

En este caso, que un juzgado decidirá próximamente si eleva a juicio, el expresidente está acusado de prevaricato, un delito que se refiere a la firma de resoluciones contrarias a la ley o basadas en hechos falsos y que estipula penas de cárcel de entre dos y seis años, reportó EFE.

La acusación se basa en la firma de decretos en 2008 que declararon de conveniencia nacional la mina de oro Las Crucitas, a cargo de la empresa Industrias Infinito, filial de la canadiense Infinito Gold.

La mina nunca se comenzó construir ya que en 2010 el proyecto fue cancelado por instancias judiciales debido a irregularidades en los permisos y a que la empresa taló árboles de especies en peligro de extinción.

Sobre el caso de mina Arias dijo que la Fiscalía "tiene más imaginación que García Márquez".

Arias, ganador del Nobel de la Paz en 1987 por ser el artífice del plan de paz de Centroamérica, está viviendo un 2019 atípico, pues está acostumbrado a atraer la atención de los medios internacionales por asuntos muy diferentes como sus declaraciones y conferencias relacionadas a la paz y la democracia en el mundo.

Entre sus últimas apariciones públicas se encuentran la del 23 de enero pasado, cuando decenas de venezolanos se concentraron frente a su casa para celebrar la proclamación de Juan Guaidó como presidente de Venezuela, y para agradecer a Arias sus constantes críticas, primero al Gobierno de Hugo Chávez, y luego al actual de Nicolás Maduro.

Arias salió a compartir con los venezolanos y a dar un breve discurso en el que mostró su confianza en que "la dictadura de Maduro tiene sus días contados".

Unos días después, el 30 de enero, Arias recibió en su casa al activista político y de derechos humanos venezolano Lorent Saleh, quien fue preso durante cuatro años entre 2014 y 2018 en Venezuela.

En esa reunión, Saleh, quien considera a Arias su amigo y mentor desde que se conocieron en 2009, instó a la conformación de un grupo de intelectuales y políticos de renombre internacional para apoyar una transición democrática en Venezuela.

Arias mostró su apoyo a esta causa y su disposición a participar.

Archivado en