Martes, 17 de Septiembre de 2019
Última actualización: 18:50 CEST
VENEZUELA

Caracas cree tener 'amigos' suficientes para enfrentar a EEUU en la ONU

Imagen del vecindario de Altamira, en Caracas, durante un apagón el 26 de marzo. (AFP)

—El Gobierno de Venezuela cree tener "amigos" suficientes para hacer frente a EEUU en la ONU. El Gobierno venezolano cree contar con suficientes "amigos" en la ONU para frenar el movimiento anunciado este miércoles por Estados Unidos, que pretende que la organización expulse a los representantes de Nicolás Maduro y los sustituya por diplomáticos nombrados por Juan Guaidó.

"Venezuela está en campaña en las Naciones Unidas para proteger sus derechos como miembro pleno y seguro que contamos con una gran cantidad de amigos que no (...) creen que los Estados Unidos son los dueños de esta organización", dijo el embajador venezolano, Samuel Moncada, en una conferencia de prensa, reportó EFE.

Según Moncada, su Gobierno esperaba "desde hace varios meses" el anuncio hecho este miércoles por el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, quien llamó a la ONU a reconocer al opositor Guaidó como presidente y a revocar las credenciales de los enviados nombrados por Maduro.

"No crean que nos toma por sorpresa", recalcó el diplomático, que aseguró que su equipo lleva trabajando seis meses para asegurar apoyos en grupos como el Movimiento de los No Alineados, en especial entre los países de Asia y África.

Esos dos continentes, recordó, suman 108 países dentro de la ONU, una mayoría en la Asamblea General, donde se sientan los 193 Estados miembros.

Pence no precisó este miércoles ante qué órgano prevé acudir EEUU para tratar de expulsar de la ONU a los representantes del Gobierno venezolano, pero habitualmente de la cuestión se ocupa una comisión de la Asamblea General.

Según fuentes diplomáticas, EEUU tiene muy difícil recabar en ese órgano los respaldos necesarios.

Sin embargo, Pence insistió en que hay un creciente apoyo en el mundo a la "libertad" en Venezuela y recordó que más de medio centenar de países han reconocido ya a Guaidó como presidente legítimo.

"Ahora es momento de que este organismo, esta institución histórica, dé un paso adelante para dar voz a este impulso", señaló.

El canciller de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, también se mostró convencido de que la iniciativa de EEUU terminará por imponerse y dijo que el Grupo de Lima va a seguir insistiendo para que en todas las organizaciones internacionales se reconozca a los nombrados por Guaidó como los representantes de Venezuela.

"Es un proceso que avanza y que es irreversible y que va a conducir a que más temprano que tarde haya otra vez democracia en Venezuela", aseguró a los periodistas.

Este martes, la Organización de Estados Americanos (OEA) reconoció a un enviado de Guaidó, Gustavo Tarre, como el representante ante la organización hasta que haya elecciones en el país.

—El FMI congela 400 millones de dólares a Venezuela ante caos político: El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha suspendido el acceso del régimen de Nicolás Maduro a casi 400 millones de dólares en Derechos Especiales de Giro (DEG), citando el caos político desde que el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se juramentara como líder legítimo de la nación en enero, dijeron dos personas familiarizadas con el asunto.

Según el reporte de Bloomberg, Venezuela ya ha reducido sus reservas de DEG desde los casi 1.000 millones de dólares en marzo de 2018.

La medida de precaución del FMI supone un fracaso, al menos temporal, para el Gobierno de Maduro, que quiere utilizar fondos que tiene en el extranjero para evitar un colapso económico devastador, el cual podría socavar el apoyo clave de los principales comandantes militares.

Los DEG son una de las últimas fuentes de efectivo restantes del régimen. Casi dos tercios de las reservas extranjeras de 9.000 millones de Venezuela se encuentran en forma de oro, las cuales resultan difíciles de liquidar debido a las sanciones de EEUU.

Un portavoz del FMI, Raphael Anspach, dijo que no podía comentar sobre el estado de los DEG, cuyo valor se fija frente a un conjunto de cinco monedas mundiales, y que se establecieron en la década de 1970 como protección frente a un exceso de confianza en el oro o el dólar estadounidense.

Venezuela ha usado los DEG históricamente para reforzar sus reservas, que han disminuido a casi los niveles más bajos en décadas.

El Ministerio de Hacienda de Venezuela rehusó hacer comentarios. La portavoz del banco central, Yosendy Chirguita, no respondió a llamadas y correos electrónicos en busca de comentarios.

El bando de Guaidó casi ha declarado la victoria en la batalla sobre el acceso a los DEG. Ricardo Hausmann, profesor de Harvard y asesor económico de Guaidó, dijo que el FMI está protegiendo los activos hasta que un nuevo gobierno asuma el control.

"Esos fondos estarán disponibles cuando termine esta usurpación", dijo en una entrevista en la sede de Bloomberg en Nueva York.

No está claro si el FMI reconoce formalmente a Guaidó como líder de Venezuela. Según las reglas del fondo, un Gobierno debe ser reconocido por una mayoría de los países miembros para poder acceder a sus reservas DEG. Ni Maduro ni Guaidó han logrado el apoyo necesario, dijeron las personas, que hablaron bajo condición de anonimato porque no están autorizadas para hacer comentarios públicos.

A finales de enero, el Banco de Inglaterra bloqueó el intento de Maduro de sacar 1.200 millones de oro de sus bóvedas, mientras que el Gobierno de Trump entregó el control de las principales cuentas bancarias de Venezuela en EEUU a Guaidó.

En su página web, el FMI menciona al ministro de Finanzas de Maduro, Simón Zerpa, como representante de Venezuela. El Banco Interamericano de Desarrollo, por el contrario, ha reconocido a Guaidó y nombra a Hausmann como delegado oficial de Venezuela, según consta en su sitio web.

La relación de Venezuela con el FMI ha sido polémica durante mucho tiempo. En 2007, el entonces presidente Hugo Chávez prometió cortar lazos con el fondo. Ese plan nunca se llevó a cabo porque hacerlo suponía un riesgo de un default técnico en el que los inversionistas podían exigir el reembolso inmediato de algunos bonos. Desde entonces, Venezuela ha incumplido pagos por más de 10.000 millones.

—Pompeo busca aumentar la presión sobre Maduro en una gira por Latinoamérica: El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, inicia este jueves una gira por Latinoamérica con el doble objetivo de aumentar la presión sobre el presidente venezolano, Nicolás Maduro, y reforzar su alianza con otros países para hacer frente a los Gobiernos de Cuba y Nicaragua.

El viaje del jefe de la diplomacia estadounidense se produce en un momento de gran importancia para la crisis venezolana, puesto que el líder opositor Juan Guaidó sigue reclamando la Presidencia, aunque Maduro continúa reteniendo el poder y el apoyo clave de las Fuerzas Armadas.

En declaraciones a la prensa, un alto funcionario del Departamento de Estado consideró que Latinoamérica vive un "momento crítico" con respecto a Venezuela, Nicaragua y Cuba, tres países en donde EE.UU. quiere promover "la vuelta a la democracia" y a los que ha bautizado como la "troika de la tiranía".

En su gira, que concluye el próximo lunes, Pompeo tiene previsto visitar Chile, Paraguay, Perú y la ciudad colombiana de Cúcuta, fronteriza con Venezuela y donde EE.UU. mantiene almacenes con alimentos y suministros médicos para los refugiados y migrantes venezolanos.

—HRW le pide a la ONU que declare una emergencia humanitaria en Venezuela: Human Rights Watch (HRW) pidió este miércoles a la ONU que declare la situación en Venezuela como una "emergencia humanitaria" y organice una respuesta internacional a gran escala.

La ONG con sede en Nueva York hizo el llamamiento en el marco de una reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre la crisis en el país latinoamericano, convocada por EEUU, informó EFE.

"Aunque la situación humanitaria en Venezuela es gravísima, podría empeorar mucho más", señaló en un comunicado el director para la ONU de HRW, Louis Charbonneau.

"El secretario general y su equipo pueden evitar que eso ocurra movilizando el sistema de la ONU y presionando a las autoridades venezolanas para poder ayudar a salvar vidas de ciudadanos venezolanos. Los miembros del Consejo de Seguridad deberían instar a Guterres públicamente a que lo haga", añadió.

Según el último informe de HRW sobre Venezuela, la escasez de alimentos está teniendo un grave impacto para los venezolanos, con un aumento de los niños que sufren desnutrición.

HRW culpa además al Gobierno de Nicolás Maduro de haber ocultado la crisis interrumpiendo la publicación de datos oficiales sobre salud y defiende que las autoridades han demostrado no tener capacidad para poner fin a la crisis.

"El secretario general de la ONU (António) Guterres debería alzar la voz sobre la situación en Venezuela y demostrar liderazgo, asegurando que los cuantiosos recursos con los que cuenta la ONU puedan movilizarse en beneficio del pueblo venezolano, a través de asistencia que sea neutral, independiente e imparcial", señaló una de las autoras del informe, Kathleen Page, médica y profesora de la universidad estadounidense Johns Hopkins.

—La Cruz Roja vuelve a tener acceso a cárceles de Venezuela tras al menos siete años: El Comité Internacional de la Cruz Roja recuperó el acceso a las cárceles de Venezuela, incluidas instalaciones muy vigiladas donde hay decenas de personas consideradas presos políticos, en lo que parece un intento del Gobierno de Nicolás Maduro por contener las crecientes críticas al estado de los derechos humanos en el país, según la agencia AP.

La autorización de visitas a prisiones militares, que antes no había trascendido, fue confirmada a The Associated Press por un abogado especializado en temas de derechos humanos y por familiares de los presos.

El presidente del Comité (CICR) Peter Maurer se encuentra de visita por cinco días en Venezuela, donde la organización con sede en Ginebra es una de unas pocas agrupaciones internacionales que tratan de entregar ayuda humanitaria y asistencia técnica por encima de las divisiones políticas que han contribuido a la profundización de la crisis.

El CICR visita todos los años cárceles de más de 100 países siguiendo un protocolo que le permite verificar las condiciones de los penales y hablar en privado con los reos, que tienen así la oportunidad de plantear quejas y de enviar mensajes a sus seres queridos.

Sin embargo, no había tenido acceso a las cárceles de Venezuela al menos desde 2012.

Las visitas a las cárceles de Venezuela se reanudaron el 11 de marzo, en que una delegación de la Cruz Roja visitó un penal modelo de Caracas, el Centro de Formación del Hombre Nuevo Simón Bolívar, donde hay 87 extranjeros presos.

Más significativa, no obstante, fue la visita dos semanas después a la cárcel de Ramo Verde, en las afueras de Caracas, manejada por los militares y donde hay 69 personas que la oposición considera presos políticos.

Sandra Hernández, cuyo esposo, el sargento Luis Figueroa, está preso en Ramo Verde desde enero por encabezar un levantamiento militar contra Maduro, estuvo presente la semana pasada cuando un vehículo blanco con el logo del CICR llegó a la entrada del penal.

Ella estaba allí, realizando su visita semanal y entregando alimentos —pasta, arroz y queso— que cada día le es más difícil conseguir ya que fue despedida de su trabajo como maestra, en el que ganaba siete dólares al mes. Dice que el despido fue en represalia por las actividades políticas de su esposo.

Afirma que, a no ser por las remesas que recibe de un familiar en España, su marido sufriría de hambre dado que las raciones del penal son exiguas. Si bien se le dijo que su marido no estaba entre el pequeño grupo de reos que serían autorizados a hablar con la gente del CICR, esperaba que la visita mejorase las condiciones de todos los presos, muchos de los cuales carecen de atención médica y dicen haber sido torturados, según ella. La AP no pudo corroborar en forma independiente esas afirmaciones.

"Es súper importante que la comisión constate presencialmente, haciendo interacción con los reclusos, para que tengan conocimiento real de la situación que ahí se presenta", afirmó.

El CICR se abstuvo de hacer comentarios y ha hablado muy poco de las visitas a los penales. Solo dijo en un tuit que había comenzado a visitar las cárceles bajo el auspicio de funcionarios penitenciarios civiles. No mencionó las visitas a los penales manejados por los militares. La organización habitualmente evita describir estas visitas, excepto en "diálogos confidenciales" con funcionarios.

Mientras tanto, la ministra del servicio penitenciario, Iris Varela, presentó las visitas a la instalación civil y otras por venir como un esfuerzo por compartir con el mundo la experiencia positiva de Venezuela en la rehabilitación de reclusos.

Ninguna de las partes reveló que el CICR había conseguido también acceso a centros de detención militares.

La mayoría de los reclusos alojados en Ramo Verde son personal militar acusado de complotar contra Maduro. También hay muchos reos, incluidos cinco ejecutivos de la industria petrolera con pasaportes estadounidenses, retenidos en celdas del subsuelo de los cuarteles del servicio de contrainteligencia militar en la capital.

"Este es un primer paso importante, pero no nos confundamos, es también un esfuerzo de Maduro por ganar legitimidad ante la comunidad internacional", declaró Alfredo Romero, abogado de derechos humanos que se enteró de las visitas de la gente del CICR al acudir a citas con clientes en Ramo Verde. "No va a alterar la disponibilidad del gobierno a mejorar las condiciones".

Un alto funcionario del Gobierno restó importancia a las visitas del CICR, diciendo que eran parte de un esfuerzo por colaborar con organismos internacionales, incluido el Programa Alimenticio Mundial y la Organización Panamericana de la Salud. El funcionario habló a condición de no ser identificado porque no estaba autorizado a tocar estos temas en público.

Una organización hermana de la CICR, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, dijo hace poco que había sido autorizada a entregar ayuda a unas 650.000 personas en el país a partir de este mes. Maduro niega que haya una crisis humanitaria y cree que los ofrecimientos de ayuda son un "caballo de Troya" que despejaría el camino para una intervención militar extranjera.

El líder opositor Juan Guaidó, que es reconocido como presidente legítimo de Venezuela por una cincuentena de países, ha tratado de controlar la distribución de ayuda estadounidense en un esfuerzo por debilitar el poder de Maduro.

En otro esfuerzo por combatir las críticas, Maduro recibió el mes pasado una delegación del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, a cuyo ingreso se había opuesto hasta entonces por considerar que comprometía la soberanía de Venezuela.

—Un nuevo mega apagón golpea a Venezuela: Gran parte de Venezuela quedó otra vez a oscuras la noche de este martes, en la víspera de un nuevo llamado del opositor Juan Guaidó a protestar en su escalada para presionar la salida del presidente Nicolás Maduro.

El apagón, el mayor desde hace una semana, se produjo a las 11:20PM del miércoles, constató la AFP, y afectó Caracas y al menos 20 de los 23 estados del país, de acuerdo con reportes de usuarios de redes sociales.

Una hora después del corte, la luz comenzó a regresar en algunas zonas de la capital.

Ni el Gobierno ni la estatal Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) ofrecieron inmediatamente ninguna explicación sobre las causas o el alcance de la nueva falla de energía.

"El Estado Mayor Eléctrico", el ente creado para hacer frente a la crisis, "se encuentra trabajando en el restablecimiento del servicio", informó la televisión estatal VTV.

Poco después del corte, la página web de monitoreo Netblock.org reportó que la energía eléctrica llegaba solo al 10% del territorio.

Desde que el 7 de marzo un corte masivo de luz paralizó al país por cinco días, se han seguido produciendo apagones consecutivos, que afectan el suministro de agua, el transporte y los servicios de telefonía e internet.

Maduro insiste en responsabilizar de los cortes a ataques "electromagnéticos, cibernéticos y físicos" contra la central hidroeléctrica de Guri, que produce el 80% de la energía que consume el país, y acusa a EEUU de estar detrás para generar zozobra en la población.

"¿Y ahora? Los marcianos, francotiradores, rashos electromagnéticos... ¿de quién será la culpa? #ApagonGeneral #VenezuelaSinLuz", tuiteó la cuenta de la banda de ska Desorden Público este martes.

Aunque no de esta magnitud, las fallas eléctricas son habituales en Venezuela desde hace años. La oposición y expertos consideran que la causa es el deterioro de la infraestructura por la falta de inversiones y la impericia técnica.

El Gobierno anunció hace unos días un plan de racionamiento eléctrico que excluye a Caracas, después de que los apagones lo obligaran a decretar días feriados y a suspender las clases temporalmente.

Los abruptos cortes dañaron los sistemas de bombeo de agua y produjeron una falla generalizada en el suministro, por lo que miles de familias han tenido que abastecerse en manantiales, alcantarillas e incluso en redes de aguas servidas.

—Abierto a la asistencia: El nuevo mega apagón ocurre en pleno pulso por el poder entre Maduro y Guaidó, quien se juramentó presidente interino el pasado 23 de enero y ha sido reconocido por más de 50 países.

El jefe del parlamento de mayoría opositora había convocado para este miércoles una nueva protesta nacional bajo el lema "No nos acostumbraremos", como parte de su "operación libertad" con la que busca sacar del poder a Maduro, instalar un Gobierno de transición y llamar a nuevas elecciones.

El sábado, opositores y chavistas se movilizaron en todo el país contra el presidente "usurpador" —como llama Guaidó a Maduro— y la "injerencia imperialista", respectivamente.

EEUU, principal apoyo internacional del líder opositor, ha estrechado por su parte el cerco diplomático a Venezuela y endurecido las sanciones contra Maduro.

Este martes, el Consejo Permanente de la OEA aceptó el martes al enviado de Guaidó como representante de Venezuela hasta que haya nuevas elecciones en el país.

A pedido de Washington, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se reúne este miércoles en Nueva York para discutir el agravamiento de la situación venezolana.

El país atraviesa la mayor crisis de su historia moderna, con desabastecimiento de medicamentos y una hiperinflación que el FMI estima que alcanzará 10.000.000% en 2019.

Según la ONU, casi un cuarto de los 30 millones de venezolanos necesita ayuda "urgente". Un informe del organismo reveló que unos 3.700.000 venezolanos sufren de malnutrición y que al menos 22% de los menores de cinco años tienen desnutrición crónica.

Maduro se mostró abierto a recibir asistencia durante una reunión este martes en Caracas con el director del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer.

"Ratificamos nuestra disposición de establecer mecanismos de cooperación para la asistencia y apoyo internacional", escribió en Twitter Maduro, quien niega, no obstante, que Venezuela padezca una crisis humanitaria, como han señalado varios organismos.

La Cruz Roja anunció el pasado 29 de marzo que a mediados de abril iniciará la distribución, en una primera fase, de ayuda para unas 650.000 personas en el país.

—El régimen cubano condena la admisión en la OEA de un representante de Guaidó: El Gobierno cubano condenó el martes la decisión de la OEA de aceptar en su seno a un representante designado por el líder opositor venezolano Juan Guaidó, reconocido como mandatario interino por más de 50 países, al considerar que se trata de una maniobra de EEUU contra el Gobierno de Nicolás Maduro.

"Es una inaceptable intromisión en los asuntos internos de #Venezuela", publicó, vía Twitter, el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, después de que la OEA reconociera al venezolano Gustavo Tarre como representante permanente designado por el Parlamento, que preside Guaidó.

El Ejecutivo de Maduro, no reconocido por la mayoría de los miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), condenó la resolución aprobada mediante votación (18 países a favor, nueve en contra y seis abstenciones) y la calificó como una "descarada y criminal violación del derecho internacional".

La Habana salió en defensa de su socio y valedor en la región al considerar que la OEA ha cometido una "irracional violación de procedimientos" al aceptar "por decisión impuesta por #EEUU, a un supuesto representante de un Estado Miembro que no lo pidió y que ha solicitado su salida de la organización", según el tuit del canciller.

La salida de Venezuela de la OEA —solicitada por el Ejecutivo de Maduro hace dos años— está prevista para el próximo 27 de abril, y hasta entonces permanecen en la organización representantes designados por el sucesor de Hugo Chávez.

Por su parte, el vicecanciller cubano, Rogelio Sierra, emitió un comunicado oficial en vídeo en el que asegura que EEUU "acude de manera desesperada" a este tipo de recursos "violatorios del derecho internacional" ante la "evidencia de que se agotan sus recursos para deponer" a Nicolás Maduro.

La OEA declaró el 10 de enero ilegítima la toma de posesión de Maduro, pero no ha aprobado ninguna resolución que específicamente considere presidente de Venezuela a Guaidó.

De manera bilateral, la mayor parte de los países del organismo han reconocido como presidente interino de Venezuela a Guaidó, que también ha recibido el respaldo de Almagro.