Sábado, 12 de Octubre de 2019
Última actualización: 10:47 CEST
Venezuela

EEUU impuso restricciones de movimiento a todos los integrantes de la misión venezolana ante la ONU

Apagón en Venezuela. (AP)

—Juan Guaidó: la llegada de la ayuda humanitaria evidencia el "fracaso" de Maduro. El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha considerado que la llegada este martes del primer cargamento de ayuda humanitaria a la nación caribeña evidencia el fracaso del régimen de Nicolás Maduro.

Guaidó ha llamado la atención sobre "el fracaso del régimen de Nicolás Maduro en materia de salud". "Reconocen ser genocidas de siete millones de venezolanos", dijo, en alusión a los afectados por el colapso del sistema sanitario.

La Cruz Roja venezolana anunció este martes el ingreso de un primer lote de ayuda humanitaria que incluye generadores eléctricos que serán destinados a varios hospitales, con la finalidad de blindar estos lugares en medio de los frecuentes apagones que registra el país, reportó Europa Press.

El líder opositor ha contado que durante su reciente gira nacional ha recogido "cientos de testimonios" que hablan de la falta de acceso a medicamentos, según informó el diario venezolano El Nacional.

Este martes ha llegado al aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetia, en Caracas, un primer cargamento con medicamentos e insumos médicos de la Federación Internacional de la Cruz Roja (FICR).

El presidente de la Cruz Roja venezolana, Mario Villarroel, que ha recibido la ayuda, dió las gracias "a todas las instituciones del Estado y privadas que hicieron posible el acceso de esta ayuda".

La FICR ha reiterado que la ayuda se distribuirá "de conformidad con los principios fundamentales del movimiento (de la Cruz Roja), especialmente los de neutralidad, imparcialidad e independencia".

"Les pedimos a todos, sin excepción, que no permitan la politización de este gran logro", ha instado. "Nuestro mandato es ayudar a salvar vidas", enfatizó Villarroel.

El presidente de la FICR, Francesco Rocca, anunció el pasado 29 de marzo en una rueda de prensa desde Caracas que en 15 días se lanzaría una operación humanitaria en Venezuela, "similar a la de Siria", con la que se pretende ayudar a unas 650.000 personas.

—EEUU impuso restricciones de movimiento a todos los integrantes de la misión de Venezuela ante la ONU. Samuel Moncada, embajador del Gobierno de Maduro en la ONU, aseguró que no puede salir de Nueva York, luego de la restricción de libertad de movimiento impuesta por Estados Unidos a los integrantes de la misión diplomática venezolana ante Naciones Unidas.

El reconocimiento o no de EEUU a los gobiernos incide en el tipo de visa que se les aprueba a los representantes diplomáticos. Tomando en consideración que la ONU tiene su sede en Nueva York, abre la posibilidad de que las visas de la misión venezolana en la ONU puedan ser degradadas de G1 (representantes diplomáticos de gobiernos reconocidos) a G3 (representantes de gobiernos no reconocidos) o canceladas.

Todos los empleados en la misión de Venezuela ante la ONU tenían hasta el 29 de Marzo de 2019 para iniciar el proceso de cambio de visa ante el Departamento de Estado.

Moncada indicó a AP que no tienen conocimiento sobre el estado de su visado. "Entregamos los pasaportes para que se nos den las visas G-3 y en este momento no sabemos qué pasa. Ellos dicen que estamos bajo revisión administrativa. Esa situación es precaria, es inusual y pone en riesgo nuestro trabajo como diplomáticos acá", dijo.

Asimismo, indicó que las cuentas bancarias de las embajadas venezolanas en el país norteamericano están congeladas.

Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos, le dijo a Moncada en el Consejo de Seguridad de la ONU que su presencia no era grata. "Con todo el respeto, usted no debería estar aquí. Debería usted regresar a Venezuela y decirle a Maduro que se vaya", le indicó durante un debate en el Consejo de Seguridad.

Luego de esas declaraciones, Moncada dijo en su twitter: "Comenzó la batalla por la silla de Venezuela en la ONU".

—Diplomáticos designados por Guaidó ocuparon la sede consular de Costa Rica. María Faría, diplomática de Venezuela en Costa Rica designada por el presidente interino Juan Guaidó, anunció este martes que el cuerpo de representantes internacionales ya se instaló en la sede consular de ese país, que hasta hace poco ocupaban delegados de Nicolás Maduro.

"Nuestra misión cumplirá con el deber de brindar la debida atención a todos los venezolanos radicados en Costa Rica, en nuestro compromiso de atender las necesidades de todos los que en este hermoso país han encontrado libertad, casa y sobre todo, paz", manifestó Faría en un vídeo publicado en su cuenta en Twitter.

El diputado Francisco Sucre, presidente de la Comisión de Política Exterior, indicó que formalmente se logró otra derrota para "el régimen de Maduro" al ocupar una sede diplomática.

"Hoy 16 de abril Venezuela logra otro triunfo y propina otra derrota al régimen usurpador, al ocupar formalmente la sede de nuestra representación diplomática en Costa Rica. Gracias a nuestro país hermano de Costa Rica por su compromiso con el pueblo venezolano", escribió el parlamentario.

Representantes de Maduro abandonaron el lunes la Embajada de Venezuela en Costa Rica, país que reconoció como presidente interino a Juan Guaidó.

La Cancillería indicó que tres diplomáticas venezolanas dejaron la sede en San José al completarse los 60 días de plazo otorgados por el Gobierno costarricense para desocupar el inmueble.

El 15 de febrero, las autoridades de la nación centroamericana anunciaron el reconocimiento de Guaidó y dieron dos meses de plazo para que el personal diplomático de Maduro dejara la sede.

—Llega el primer cargamento de ayuda humanitaria: El primer envío de ayuda humanitaria de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna llegó ese martes a Venezuela, reporta la AP.

La organización confirmó que las medicinas y suministros para atender a pacientes están en Caracas.

El avión con la ayuda arribó al Aeropuerto Internacional de Maiquetía, cercano a Caracas, y fue recibido por un grupo de la Cruz Roja, según varios diputados opositores, reportó EFE.

Hasta el momento, se desconocen más detalles del contenido del cargamento, aunque el opositor Sergio Vergara aseguró que hay "desde medicamentos hasta generadores de electricidad".

La ayuda que llegó al país luego de que la semana pasada Nicolás Maduro anunciara un acuerdo con la Cruz Roja.

El arribo de estas ayudas ocurre también luego de que la semana pasada el presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja, Peter Maurer, se reuniera con representantes del régimen venezolano, incluido Maduro, y de la oposición, que en febrero intentó ingresar al país, sin éxito, donaciones de Estados Unidos y otras naciones.

Maurer visitó Venezuela para discutir cómo reforzar el trabajo de la organización en la nación petrolera, y al finalizar su visita aseguró que la Cruz Roja estaba en la disposición de atender la crisis venezolana y reducir los "impactos negativos" sobre los ciudadanos.

Posteriormente, Maduro, quien ha negado que en Venezuela exista una crisis humanitaria, anunció el acuerdo con el Comité Internacional de la Cruz Roja.

Según cifras de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en Venezuela hay siete millones de personas que necesitan de ayuda humanitaria.

Algunos sindicatos de salud, como el del Colegio de Enfermeras, han cifrado la escasez de materiales médicos y medicamentos en un 80%.

—Un millón de nuevos contagios de malaria: La cifra de nuevos contagios de malaria en Venezuela asciende al millón de personas, alertaron en declaraciones a EFE varios científicos venezolanos, que señalaron como causa la "decadencia" del sistema sanitario del país, un "gran retroceso" que amenaza al resto de Sudamérica.

"Se trata del mayor incremento de malaria que existe actualmente en el mundo por la rapidez y por la cantidad de casos", dijo a EFE la doctora Adriana Tami, de la Universidad de Carabobo (Valencia, Venezuela).

"Hasta 2017, teníamos datos bastante oficiales que señalaban 400.000 casos anuales. En 2018, en base a las estimaciones y el progreso de la epidemia, se estimaba a mitad de año que ya habría unos 600.000 casos, y creemos que se ha llegado hasta a más de un millón a finales de año", añadió.

Tami, que también es investigadora del Centro Médico de Groninga en Holanda, dijo que ese cálculo es resultado de un estudio hecho por un grupo de epidemiólogos y científicos que tienen acceso a los datos recopilados por los centros clínicos de vigilancia de las epidemias en Venezuela y en los lugares "donde está la malaria".

La experta subrayó que la historia de la malaria en Venezuela era "de éxitos" porque a mitad de los años 40 del pasado siglo afectaba al 80% de la población, pero "después hubo una exitosa campaña de erradicación" que eliminó esta enfermedad de al menos dos tercios del territorio venezolano.

"Venezuela fue el primer país certificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) por haber erradicado la malaria del mayor parte del territorio, pero ahora, en el siglo XXI, vemos que volvimos de 40 a 60 años atrás, viendo que la malaria vuelve a ser prevalente en casi la mayor parte del territorio", lamentó Tami.

Según los últimos datos de la OMS, Venezuela aporta el 53%, la mayor cantidad de casos de malaria de toda la región, y eso es "algo gravísimo", añadió.

En las últimas dos décadas, como en el año 2000, cuando se registraban 30.000 casos anuales, la malaria ha estado relacionada con la minería ilegal de oro en el sudeste del país, donde el sistema de salud "tampoco funciona bien" en general.

Los residentes "son personas que están expuestas (a la enfermedad), que destruyen el ambiente, que crean el hábitat para el mosquito que transmite la malaria y, por supuesto, viven en una situación que no es la adecuada, en favelas a las que casi no llega la ayuda, la gente no se tratan y el ciclo de la malaria se perpetúa", asegura Tami.

—Caracas rechaza las nuevas sanciones de Canadá: El régimen de Maduro rechazó este lunes las sanciones que Canadá impuso contra 43 altos funcionarios venezolanos, incluidos los máximos responsables de los servicios de Inteligencia.

En un comunicado, la cancillería venezolana dijo rechazar "categóricamente la ilegal aplicación de medidas coercitivas" por parte de Canadá y acusó al Gobierno de Justin Trudeau de "violar descaradamente el derecho internacional, hundiendo las históricas relaciones de amistad" entre ambos países.

Trudeau, "en su afán por demostrar fidelidad a la agresión imperial (de Estados Unidos) contra Venezuela", ha "anulado a Canadá como un actor confiable para el diálogo, la diplomacia, la paz y el respeto a la democracia en la región", dijo la Cancillería venezolana.

"Su alianza con criminales de guerra que han declarado su intención de destruir la economía venezolana para infligir sufrimiento al pueblo y saquear las riquezas del país, evidencia la hipócrita actitud del Gobierno de Ottawa en su impostada preocupación por los derechos humanos", añadió.

El Ejecutivo venezolano consideró además que las cuatro rondas de sanciones que Canadá ha impuesto contra decenas de sus funcionarios muestra "que es la ambición corporativa la que está detrás de su calculado apoyo a la agresión política y económica contra Venezuela".

Acusó a Trudeau de "acompañar la aventura guerrerista y criminal de Donald Trump", a quien el Gobierno chavista considera el principal promotor de acciones en su contra.

Entre los sancionados se encuentran Manuel Gregorio Bernal Martínez, antiguo director del Servicio de Inteligencia Bolivariano, que en julio pasado fue ascendido al grado de mayor general; e Iván Rafael Hernández Dala, comandante de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM).

También está Manuel Ricardo Cristopher Figuera, director del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN); Hildemaro José Rodríguez Múcura, comisario del SEBIN, y Rafael Enrique Bastardo Mendoza, comandante de una unidad de la Policía Nacional de Venezuela.

En las anteriores rondas de sanciones, Canadá ya había castigado a 70 funcionarios con medidas similares, que impiden a individuos o entidades canadienses mantener relaciones financieras con los sancionados.

Ottawa justificó la inclusión de otros 43, entre los que hay también gobernadores regionales, en la lista de sanciones porque son "responsables del deterioro de la situación en Venezuela".

—El Gobierno de Maduro dice que abrirá "lo antes posible" la frontera con Brasil: El canciller venezolano, Jorge Arreaza, aseguró este lunes que el Gobierno de Nicolás Maduro trabaja para reabrir "lo antes posible" los pasos fronterizos que el país comparte con Brasil y que había decidido cerrar desde el 21 de febrero.

"Hemos acordado con el presidente Maduro trabajar en la reapertura de los puestos fronterizos (...) para que ocurra lo antes posible", dijo Arreaza al término de una reunión entre el mandatario venezolano y el senador brasileño Telmário Mota en Caracas.

El jefe de la diplomacia chavista explicó que instalarán unas mesas de trabajo "para que haya unas reglas de juego muy claras para el bienestar de nuestros pueblos".

"De inmediato comenzaremos el trabajo para reabrir las fronteras, para restablecer las relaciones con Brasil (...) para lo cual hay un trabajo previo que debemos coordinar", prosiguió.

Arreaza dijo que la reunión entre Maduro y Mota, quien "ha venido con un mensaje de paz", sirvió para revisar las relaciones bilaterales.

Maduro ordenó en febrero el cierre de esos pasos fronterizos, y de otros que Venezuela comparte con Colombia, en vísperas de un intento sin éxito de la oposición de ingresar al país una ayuda internacional que se almacenaba en esos lugares y estaba destinada a paliar la crisis que sufre el país.