Domingo, 23 de Febrero de 2020
Última actualización: 23:17 CET
Corea del norte

Pyongyang prueba una nueva 'arma táctica' y exige a Washington retirar a Pompeo de las negociaciones

El dictador norcoreano Kim Jong-un. (AP)

Corea del Norte anunció el jueves que probó una nueva "arma táctica teledirigida", su primera prueba de este tipo en casi medio año, y exigió que Washington retire al secretario de Estado, Mike Pompeo, de las negociaciones nucleares, informa la AP.

La prueba, que no parecía ser de un misil balístico prohibido —de medio o largo alcance—, algo que podría frustrar las negociaciones, permitió a Pyongyang mostrar a los norcoreanos que está avanzando en el desarrollo de armas.

Según la AP, también estaría dirigida a tranquilizar a los militares, preocupados por la posibilidad de que la diplomacia con Washington sea un indicio de debilidad.

Por otra parte, el ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte acusó a Pompeo de restar importancia a los comentarios del dictador Kim Jong-un, quien dijo la semana pasada que Washington tiene hasta fin de año para ofrecer condiciones mutuamente aceptables para un acuerdo destinado a salvar la diplomacia nuclear.

Tanto la exigencia de que Pompeo sea retirado de las conversaciones como la prueba con misil apuntan al descontento de Pyongyang con el estancamiento de las negociaciones, pero intentarían evitar que se suspendan totalmente.

En una declaración, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte acusó a Pompeo de "hablar sin sentido" y tergiversar los comentarios de Kim.

Durante un discurso en Texas A&M el lunes, Pompeo dijo que Kim prometió desnuclearizar el país durante su primera cumbre con el presidente Trump y que los funcionarios estadounidenses estaban trabajando con los norcoreanos para "trazar un camino" que lleve a ello.

"Él (Kim) dijo que quería que se hiciera para fin de año", dijo Pompeo. "Me encantaría ver que se haga antes".

Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte dijo que Pompeo estaba "tergiversando el significado" del requerimiento norcoreano para que las negociaciones concluyeran a finales de año, y se refirió a su "talentosa habilidad para inventar historias".

Añadió que la participación continua de Pompeo en las negociaciones aseguraría que las conversaciones se "enreden" y pidió la designación de un funcionario estadounidense diferente que sea "más cuidadoso y maduro en la comunicación" con Pyongyang.

La agencia noticiosa oficial de Corea del Norte informó que Kim Jong-un presenció el disparo del arma el miércoles por parte de la Academia de Ciencias de Defensa. Según los reportes, Kim dijo que "el desarrollo del sistema de armas es un evento de mucha significación para incrementar el poder de combate del Ejército Popular".

No quedó claro de inmediato el tipo de prueba que se realizó. Sin embargo, probablemente no se trató de un misil balístico prohibido, porque de ser así ello pondría en riesgo las negociaciones diplomáticas que tienen como fin dar concesiones a Corea del Norte a cambio de su desarme.

Un analista surcoreano dijo que los detalles en el reporte de prensa de Pyongyang indican que podría tratarse de un nuevo tipo de misil crucero. Otra posible pista: uno de los militares de menor rango mencionados en el reporte —Pak Jong-chon— es conocido como oficial de artillería.

Hay un aparente estancamiento en las negociaciones de desarme nuclear después de la cumbre fallida entre Kim y el presidente Donald Trump a principios de este año en Hanói.

Algunos en Seúl están preocupados por que Corea del Norte recurra a provocaciones para obligar a Washington a suavizar su dura postura negociadora y cumplir con las exigencias norcoreanas de retirar las aplastantes sanciones internacionales.

Kim va a Moscú

Entretanto, el Kremlin informó que Kim Jong-un visitará Rusia este mes para reunirse con el presidente ruso, Valdimir Putin, quien tendrá la oportunidad de surgir como intermediario en las largamente estancadas conversaciones nucleares y elevar el perfil de Rusia en asuntos regionales.

Kim visitará Rusia "en la segunda mitad de abril" por invitación de Putin, dijo el Kremlin y no dio más detalles.

Los medios rusos habían recogido rumores en los últimos días sobre la que sería la primera reunión entre los dos mandatarios.

Putin tiene previsto viajar a China este mes y algunos medios conjeturaron que podría reunirse con Kim en Vladivostok, una ciudad portuaria en el extremo oriental del país, cerca de la frontera con Corea del Norte.

Rusia participó en la década pasada en las conversaciones entre seis países lideradas por los chinos y cuyo objetivo fue persuadir a Corea del Norte de abandonar sus programas nucleares a cambio de garantías de asistencia y seguridad. Sin embargo, Corea del Norte se retiró de esas conversaciones en 2009.

Moscú mantuvo lazos estrechos con Pyongyang durante la era soviética, cuando construyó decenas de fábricas e infraestructura clave, además de enviar provisiones y armas al ejército norcoreano. Esos lazos se debilitaron tras el derrumbe soviético de 1991, cuando Moscú enfrió sus relaciones con los antiguos aliados soviéticos.