Domingo, 13 de Octubre de 2019
Última actualización: 10:47 CEST
Venezuela

'La de Venezuela no es una crisis humanitaria convencional'

Una familia venezolana. (HUMAN RIGHTS WATCH)

Nuevamente la crisis política cobra relevancia mediática, y mientras tanto se solapa la otra crisis que atraviesa a Venezuela de punta a punta: la emergencia humanitaria, para la cual se requieren de acciones mucho más vigorosas por parte de la comunidad internacional, especialmente de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Dos expertos venezolanos consultados por DIARIO DE CUBA consideran que la ayuda humanitaria está llegando de forma tardía e insuficiente ante una crisis que va cobrando víctimas cada día de manera silenciosa.

La propia ONU, en cuestión de semanas corrigió la cifra sobre el número total de venezolanos, dentro de su país, que requieren de atención humanitaria.

Inicialmente el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, sostuvo el 10 de abril que siete millones de venezolanos requerían atención.  

El 4 de mayo, la oficina de Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, tras la visita a Venezuela de una misión técnica, indicó que eran nueve millones. Esta cifra se acerca a la que plantean las organizaciones venezolanas de la sociedad civil.

De acuerdo con la oficina de Bachelet, unos 1,9 millones de personas requieren asistencia nutricional, incluyendo 1,3 millones de niños menores de cinco años. Además, unos 2,8 millones de personas necesitan asistencia médica, incluidos 1,1 millones de niños menores de cinco años. Otros 4,3 millones requieren agua y saneamiento.

Estas cifras de la ONU suman nueve millones de personas y representan un tercio de los venezolanos que viven dentro del país. Venezuela tiene 31 millones de personas, de las cuales 3,9 millones han emigrado en años recientes en la medida en que se agudizó la crisis humanitaria.

Según Feliciano Reyna, activista de larga data en defensa de los derechos humanos de las personas con VIH en Venezuela, las organizaciones nacionales estiman que en realidad diez millones de venezolanos están urgidos de ayuda humanitaria.

Tanto Reyna como la médico Marianella Herrera, directora del Observatorio Venezolano de Salud, coinciden en que las particularidades del caso venezolano han ralentizado el accionar de la comunidad internacional. El país no ha sufrido un desastre natural ni se ha producido una guerra abierta en Venezuela, que son los casos en los cuales se activa de forma más expedita la cooperación humanitaria internacional.

"Venezuela entra en una tercera categoría de porqué se hace necesaria la ayuda internacional. Se trata de una destrucción provocada por la acción humana, por el abuso de poder", precisa Reyna para DIARIO DE CUBA.

En Venezuela se han producido tres condiciones claves para que finalmente se active la ayuda humanitaria internacional: gran parte de la población perdió la capacidad de conseguir alimentos, y por tanto se ha extendido el hambre; el descalabro del sistema de salud, con lo cual la población perdió protección en términos de atención médica y acceso a las medicinas; en tercer lugar se observa una migración masiva de venezolanos que huyen de la crisis.

"Venezuela está en este nivel de destrucción, entramos en una definición de ONU de los años 80, se trata de una emergencia humanitaria compleja", precisa Reyna.

A su juicio, se requiere una acción urgente para Venezuela con actividades coordinadas entre estados y agencias internacionales, y la movilización extraordinaria de recursos.

Tras semanas de diatriba política, el régimen de Nicolás Maduro permitió a mediados de abril pasado el ingreso del primer cargamento de ayuda humanitaria que introdujo en Venezuela la Cruz Roja. Este organismo ha anunciado que atenderá, escasamente a decir verdad, a 650 mil venezolanos.

"Más de un tercio de la población está requiriendo atención y eso significa que la sola Cruz Roja no se dará abasto. Deben ingresar al país otras agencias, otros actores especializados de la comunidad internacional", insiste Reyna, quien además recuerda que la cifra de 650 mil personas atendidas es la meta, "la Cruz Roja aún no ha logrado recabar todos los recursos para cumplirla".

"La de Venezuela no es una crisis humanitaria convencional, en la que se presenta un pico, una situación aguda por un desastre natural o una guerra. Estamos padeciendo una crisis que ha ido mutando, en este momento es crónica y hay muchos frentes que atender", precisa por su parte Marianella Herrera.

Lamenta la nutrióloga la respuesta tardía por parte de las autoridades nacionales y por parte de la propia comunidad internacional.