Viernes, 18 de Octubre de 2019
Última actualización: 10:47 CEST
VENEZUELA

Fuerzas de la Guardia Nacional Bolivariana controlan largas colas en las gasolineras de Venezuela

Colas de vehículos en una gasolinera en Maracaibo. (REUTERS)

Oficiales de las fuerzas militares de Venezuela supervisaban la venta de gasolina en algunos estados del país para mantener el orden, amenazado por conductores molestos que deben aguardar horas para surtir sus vehículos, dijeron a Reuters testigos en cinco ciudades.

Las filas de automóviles reaparecieron esta semana en el país petrolero, que sufre una severa crisis económica, debido a una profunda caída de las importaciones agudizada por sanciones internacionales y a la paralización de la segunda refinería más grande del país.

En algunas estaciones de la fronteriza San Cristóbal, grupos de guardias nacionales con equipos antimotines vigilaban el expendio, pero en ciudades más grandes los oficiales recorrían en moto las gasolineras despachando órdenes a los encargados del suministro.

En la occidental Maracaibo, se ordenó que después del mediodía se despachen solo 20 litros de combustible por vehículo; en Puerto Ordaz y Punto Fijo, muy cerca del mayor complejo refinador, la orden de los militares es entregar 40 y 30 litros, dijeron una docena de testigos.

"Ellos (la Guardia Nacional) son los que han tomado las bombas (...) Cada cinco horas llegan comisiones de la División de Inteligencia Militar a medir cuánto queda de gasolina", dijo Rocío Huerta, una gerente de una estación de servicio en Maracaibo, que confirmó la orden de racionalizar la venta.

"Pasé 12 horas en la cola y no logré echar gasolina. A las dos de la tarde el guardia dijo que solo 20 litros por vehículo (...) pero a las siete se acabó la gasolina", contó Víctor Chourio, un taxista de 58 años que llegó a primeras horas del día a la estación.

Cuando se agota el combustible, los oficiales buscan desalojar las estaciones, pero muchos conductores vuelven pronto a formar filas para aguardar a la próxima reposición.

La estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) dijo en un comunicado el domingo que la compañía "cuenta con inventario suficiente" para distribuir gasolina "de forma oportuna, confiable".

PDVSA agregó que rumores "buscan desestabilizar el normal desenvolvimiento de la distribución de combustible e impulsan las compras nerviosas", sin hacer mención en el comunicado a las filas de vehículos que continúan en algunas regiones.

"Llevo cinco horas de cola para llenar solo con 40 litros", dijo en la ciudad de Puerto Ordaz, Eduardo Pereira, un maestro de 47 años, que conseguía llenar el tanque después de unos 200 vehículos. "Esto no alcanza para nada. Entre ir al trabajo y llevar a mis hijos a la escuela se me acaba en dos días".

En algunas ciudades, las fuerzas de seguridad habilitaron surtidores para despachar gasolina a ambulancias, personal médico y vehículos oficiales, una medida que despertó críticas entre la gente que permanecía en filas de varios kilómetros.

Conductores en Valencia, un enclave industrial del país, resolvían el sábado viajar unos 100 kilómetros a zonas menos pobladas donde las colas para cargar gasolina eran más cortas y no se imponían límites.

Desaparecen 29 balseros venezolaos en un naufragio

Unos 29 migrantes venezolanos desaparecieron tras naufragar una pequeña embarcación pesquera en la que partieron el jueves clandestinamente hacia Trinidad y Tobago, denunció este domingo un parlamentario opositor.

El bote salió desde Guairia, en el estado Sucre (noreste), con nueve pasajeros, pero su capitán hizo otras paradas hasta alcanzar 29 ocupantes, dijo a AFP vía telefónica el diputado Robert Alcalá.

Las autoridades venezolanas no confirmaron lo ocurrido por el momento.

Se trata del segundo naufragio denunciado por Alcalá en la zona en menos de un mes. El pasado 23 de abril una embarcación con 33 ocupantes se hundió, nueve pasajeros fueron rescatados con vida y una joven de 16 años murió, sin conocerse hasta ahora la suerte del resto, según afirmó entonces el parlamentario.

Muchas de las embarcaciones, con capacidad para unos diez ocupantes, son sometidas al sobrepeso, indicó Alcalá, quien denunció que no se habían activado labores de búsqueda aérea. "Los pescadores artesanales fueron los que iniciaron la búsqueda", afirmó.

Según el legislador, algunos iban por primera vez a Trinidad y Tobago a buscar oportunidades en medio de la crisis que sacude al otrora próspero país petrolero, y otros viajaban para visitar a familiares en la isla.

Las salidas clandestinas ocurren en "complicidad con autoridades costeras", aseguró.

El parlamentario afirmó que mafias han conformado una red de trata de blancas en la que captan a venezolanas de bajos recursos. "Se van engañadas por proxenetas y luego se encuentran secuestradas y obligadas a pagar altas sumas", subrayó.

Fuentes oficiales han denunciado actividades de contrabando de combustible (prácticamente gratuito en Venezuela) y oro hacia Trinidad y Tobago. Organizaciones de derechos humanos también señalan casos de tráfico de personas.

El Parlamento de mayoría opositora calcula en alrededor de 60.000 los venezolanos que viven en Trinidad y Tobago.

En enero de 2018, cinco venezolanos murieron al volcar una lancha que había partido desde el estado Falcón (noroeste) hacia a Curazao. Otras 16 personas sobrevivieron.

Según ACNUR, más de tres millones de venezolanos han abandonado el país desde 2015. La ONU, en tanto, prevé que el número alcance los 5.300.000 a finales de 2019.