Martes, 19 de Noviembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
Política

Cristina Fernández, imputada con nuevos cargos por corrupción

Cristina Fernández. (EFE)

El juez federal Claudio Bonadío, quien ha impulsado la mayoría de las causas por corrupción contra la expresidenta de Argentina y actual senadora Cristina Fernández, le imputó el jueves nuevos cargos como supuesta líder de una asociación ilícita para recaudar dinero de la obra pública durante su mandato y ordenó su arresto, para lo cual el Senado debería quitarle los fueros.

El magistrado amplió el procesamiento de Fernández, quien gobernó entre 2007 y 2015, por los delitos de cohecho pasivo y admisión de dádivas, según la resolución publicada en el Centro de Información Judicial. Al mismo tiempo dictó la prisión preventiva de la dirigente, lo cual se volvería efectivo si perdiera el fuero, indicó EFE.

Bonadío además amplió el embargo sobre bienes y dinero de Fernández, medidas que fueron adoptadas en el marco de una megacausa que investiga un supuesto sistema de recaudación ilegal de fondos ideado por los gobiernos de centro-izquierda de Fernández y de su difunto esposo Néstor Kirchner (expresidente 2003-2007) que consistía en cobrar sobornos a empresarios a cambio de ser beneficiados con contratos de obra pública.

La resolución se dictó a pocos días del comienzo formal de la campaña para las elecciones generales de octubre, en las cuales Fernández, de 66 años, se ha postulado como precandidata a vicepresidenta en una fórmula encabezada por su exjefe de gabinete de ministros, Alberto Fernández, y que competirá contra el actual presidente conservador Mauricio Macri, quien buscará la reelección.

La senadora también enfrenta cargos por lavado de dinero, administración fraudulenta y el supuesto encubrimiento de los responsables del ataque terrorista contra una mutual judía de Buenos Aires en 1994 en otras investigaciones judiciales. Se necesitan dos tercios de los votos de los senadores para que pierda su inmunidad.

¿De visita a Cuba en julio?

Cristina Fernández pidió permiso para viajar a Cuba y visitar a su hija Florencia Kirchner entre el 2 y el 10 de julio, en caso de que la Justicia la autorice. El pedido fue elevado por su abogado, Carlos Beraldi, quien aportó la copia de los pasajes al Tribunal Oral Federal 2 e informó que se alojará en el mismo hotel donde estuvo en su visita anterior.

Antes de decidir, las autoridades pidieron opinión al fiscal del juicio Diego Luciani. En principio, las fechas solicitadas no coincidirían con las audiencias del juicio oral que están proyectadas a realizarse los lunes en los tribunales federales de Retiro.

Los jueces Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Andrés Basso habían autorizado a la exmandaria a faltar a las audiencias si se superponían con su actividad parlamentaria como senadora nacional. 

Si no tiene actividad parlamentaria el próximo lunes 10, la expresidenta deberá presentarse a una nueva audiencia del juicio que se le sigue junto a su exministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y al empresario Lázaro Báez por el direccionamiento de la obra pública en la región de Santa Cruz.

Fernández de Kirchner ya viajó en dos ocasiones a ver a Florencia, quien tiene permiso del Tribunal Oral Federal 5, que la juzgará por la causa conocida como Los Sauces. La hija menor de la senadora permanece en Cuba bajo tratamiento médico por linfedema y estrés postraumático, según el diagnóstico de sus doctores de la Isla.