Domingo, 8 de Diciembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
Política

Teherán está tras los ataques a petroleros en el golfo de Omán, dice EEUU

El petrolero noruego Front Altair tras el ataque. (AP)

Un nuevo incidente naval en aguas del golfo de Omán ha reavivado las tensiones regionales, justo cuando el primer ministro japonés, Shinzo Abe, se encontraba en Teherán tratando de mediar entre Irán Estados Unidos tras la reciente escalada verbal entre estos ambos países.

Sendos ataques han dañado dos petroleros y obligado a evacuar a sus tripulaciones este jueves, según confirmaron tanto las navieras como la V Flota de Estados Unidos. El lugar del suceso, a las puertas del estrecho de Ormuz, está muy próximo a donde otros cuatro buques sufrieron un sabotaje hace un mes. 

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha condenado lo ocurrido y subrayado que el mundo "no puede permitirse" una gran confrontación en este rincón del mundo.

El Consejo de Seguridad de la ONU, a petición de EEUU, se reunió este jueves por la tarde con carácter de urgencia y a puerta cerrada, informó France Press. El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, acusó a Irán de ser el responsable de los ataques.

El petrolero noruego Front Altair, procedente de Ruwais (Emiratos Árabes Unidos) con destino a Taiwán y cargado con 75.000 toneladas de nafta, se incendió a las 4:05 hora, después de que sus tripulantes oyeran una "fortísima explosión".

El japonés Kokuka Courageous, que transportaba metanol a Singapur desde el puerto saudí de Jubail sufrió dos impactos en el plazo de tres horas, según informó la empresa propietaria, Kokuka Sangyo, lo que le produjo un boquete sobre la línea de flotación en uno de sus costados. Las tripulaciones fueron evacuadas indemnes, aunque un miembro del Kokuka Courageous resultó herido.

Ambos navíos habían cruzado el estrecho de Ormuz desde el golfo Pérsico y se encontraban más cerca de las costas de Irán que de las de Emiratos, entre las cuales se extiende el golfo de Omán. La agencia de noticias iraní IRNA dijo que el Front Altair se había hundido, pero ello fue desmentido por la naviera propietaria del buque. A última hora, los barcos de auxilio habían logrado apagar el fuego.

"Se sospecha que ha sido alcanzado por un torpedo", declaró Wu I-Fang, portavoz de la refinería estatal taiwanesa CPC, que había fletado el Front Altair, según el reporte de Reuters.

Estados Unidos acusó a Irán, que en el pasado ha amenazado con cerrar Ormuz. Teherán negó cualquier implicación y una investigación presentada por Emiratos Árabes ante la ONU solo concluye que hubo un Estado detrás, sin señalar a uno en particular. 

"El ataque [de este jueves] sigue el modelo de combinar varios sistemas de armas y tácticas para dañar determinadas infraestructuras y vías de transporte desde la península Arábiga", declaró al diario El País Theodore Karasik, de Gulf State Analytics. Este analista político y de defensa dijo que "toda la tecnología utilizada es de origen iraní". Su duda ante tales tácticas es "si la Guardia Revolucionaria está operando por libre o si aún sigue las órdenes del líder supremo."

Los portavoces iraníes aseguraron que su país no tiene nada que ver con el incidente y defendieron que alguien está tratando de dañar su reputación y enfrentarles con la comunidad internacional. "Sospechoso apenas describe lo ocurrido esta mañana", tuiteó el ministro de Exteriores, Mohammad Javad Zarif, tras recordar que los ataques se produjeron mientras Abe se reunía con el ayatolá Jamenei.

La zona en la que han ocurrido estas nuevas agresiones se encuentra próxima al estrecho de Ormuz, por donde transita un tercio del petróleo que se comercializa por vía marítima y una quinta parte del que se consume en el mundo.

La noticia ha hecho aumentar el precio del crudo un 4%, y ha alcanzado los 62 dólares por barril. También las aseguradoras evalúan subir las primas por riesgo de guerra y algunas navieras han decidido cancelar de momento las cargas en la región.

¿Guerra entre EEUU e Irán?

Crecen las tensiones entre Washington y Teherán, con Israel y Hezbollah pendientes de la situación.