Domingo, 8 de Diciembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
Nicaragua

Al descubierto las torturas en las prisiones del régimen de Daniel Ortega

Represión en Nicaragua. (LA PRENSA)
Fredddy Navas. (HOY)

Las torturas físicas que sufrió Freddy Navas, líder del movimiento campesino nicaragüense, a manos del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, fueron reveladas de primera mano por el activista.

Navas, que fuera excarcelado el pasado 13 de junio, en el contexto de la llamada ley de amnistía que recientemente aprobó el régimen bajo presión internacional —pero que le permite dejar impunes los más de 300 crímenes cometidos por paramilitares financiados por el Gobierno y la Policía Nacional de Nicaragua desde que iniciaron las protestas en abril de 2018—, padece serias secuelas en su cuerpo, como pérdida parcial de la audición y la vista.

El líder del movimiento de los trabajadores del campo salió de la prisión tras ocho meses encarcelado, luego de ser detenido el 17 de noviembre de 2018, cuando permanecía refugiado en una casa de seguridad en Managua.

Paramilitares, en coordinación con la Policía, irrumpieron con violencia en la residencia donde se encontraba, y allí fue salvajemente golpeado en la cabeza y el cuerpo con culatas del fusil, y recibió puntapiés, por lo que le fracturaron tres costillas.

Navas viajó recientemente a Miami para denunciar los atropellos, las torturas físicas y psicológicas que recibieron él y sus compañeros como presos políticos en las celdas de la Policía Nacional y posteriormente en el penal de Tipitapa, donde permaneció en celdas de aislamiento durante dos meses y medio.

"Compañeros de celdas fueron violados con fusiles AK. Conocí dos casos que los violaron con fusiles AK, los golpearon hasta dejarlos inconscientes", denunció en entrevista con Diario Las Américas, aunque sin revelar los nombres de los implicados.

Tras sufrir esos vejámenes, las víctimas no recibieron atención médica. Como sucedió en su caso, y pese a los fuertes dolores que padecía, nunca fue atendido.

Los excarcelados, advirtió, siguen sufriendo percusión del régimen. "Miembros del Movimiento Campesino hemos sido asediados en Managua. Hace poco quisimos tener una reunion y no pudimos", afirmó.

Navas hizo referencia a la polémica muerte del exprisionero político Eddy Montes, de nacionalidad estadounidense, quien fue asesinado por un oficial de custodia del Sistema Penitenciario, quien le disparó con un fusil AK-47 el pasado 16 de mayo en el penal La Modelo.

"El día que asesinaron a Eddy Montes estábamos 150 presos. Después del crimen, entraron, nos golpearon y en eso llegó la representante de la Cruz Roja Internacional, que fue testigo de lo que sucedió ese día. Hubo presos con fracturas en las costillas, en la nariz, con heridas en la cabeza producto de las golpizas", relató.

El crimen contra Montes continúa impune, y el régimen de Ortega y Murillo no ha investigado ni acusado al oficial que le disparó.

“El Movimiento Campesino ha mantenido la lucha cívica y pacífica desde hace seis años. Hemos recibido toda clase de provocaciones, tenemos gente lisiada, mutilada en las protestas. Sabemos que esta vez no será la excepción, pero creemos que la solución está en el diálogo honesto y sincero", dijo.

"La guerra de los 80, que dejó más de 50.000 muertos, terminó en una mesa de negociaciones y con elecciones. Creemos que puede ser igual ahora, sin ir a la guerra, pero tienen que ser elecciones justas, transparentes y con observadores nacionales e internacionales", advirtió.