Viernes, 13 de Septiembre de 2019
Última actualización: 18:50 CEST
CHINA

En inédito desafío a Pekín, cientos de manifestantes irrumpen en el Legislativo de Hong Kong

Manifestantes toman por la fuerza el COnsejo Legislativo de Hong Kong. (EFE)
Cientos de hongkoneses protestan este lunes. (AP)

Cientos de manifestantes irrumpieron este lunes en la sede del Consejo Legislativo de Hong Kong tras destrozar las barreras y las puertas del edificio, según constató EFE.

Tras pasar más de cuatro horas intentando echar abajo la entrada del edificio con barras de acero, ladrillos o piedras, los manifestantes consiguieron acceder al interior pasadas las 9:00PM hora local.

En las cercanías de la sede parlamentaria, donde más de 10.000 personas llevaban varias horas concentradas esperando a que destruyesen las puertas, no había presencia policial, pese a que las autoridades habían negociado con los organizadores de la protesta que el recorrido de la manifestación no pasara por la zona en cuestión.

Tampoco había efectivos policiales dentro de la sede parlamentaria, donde muchos de los manifestantes descargaban su ira rompiendo el mobiliario y haciendo pintadas.

Los agentes que se encontraban dentro del edificio se retiraron en cuanto entraron los manifestantes.

Los asaltantes, ataviados con cascos y máscaras antigas, destrozaron varias de las entradas del complejo y fueron entrando en las diferentes estancias, incluido el salón de plenos en el que se reúnen los diputados.

La irrupción en el Consejo Legislativo se produjo tras la multitudinaria manifestación del lunes, día en el que se conmemoraba el vigésimo segundo aniversario del traspaso a China de la soberanía sobre Hong Kong por parte del Reino Unido.

La citada marcha, en la que participaron cientos de miles de personas, se convocó en protesta por la "excesiva" injerencia de Pekín en el Gobierno de la ciudad y para exigir la retirada del polémico proyecto de ley de extradición y la dimisión de la jefa del Ejecutivo local, Carrie Lam.

La protesta comenzó con retraso después de que la Policía negociase con los organizadores para que no llegasen a la zona de Admiralty, donde se ubica el Consejo Legislativo, y lo hiciese a cambio por la cercana y céntrica área de Wan Chai.

En su mayoría vestidos de negro, los manifestantes portaban carteles en los que se leía "No a la extradición a China. Carrie Lam dimisión" o "Hong Kong, ponte en pie", así como otros en los que condenaban la violencia policial durante protestas pasadas.

La misma mañana del lunes, cientos de ciudadanos se enfrentaron con la Policía local, lo que obligó a celebrar la conmemoración del retorno a China de la soberanía sobre Hong Kong por primera vez en el interior del Centro de Convenciones de la ciudad, en lugar de en el paseo marítimo de Wan Chai, tal y como estaba previsto.

Las autoridades aludieron al "mal tiempo" para justificar este cambio.

El Gobierno chino condenó este martes "enérgicamente" el asalto al Consejo Legislativo de Hong Kong y reclamó que las autoridades locales "restauren el orden social normal lo antes posible".

La Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao del Consejo de Estado (Ejecutivo) publicó un comunicado en el que califica la acción de "muy violenta", precisó otro reporte de EFE.

Asimismo, aseguró que "algunos activistas extremistas, bajo el pretexto de oponerse a la enmienda de ciertas regulaciones del Gobierno hongkonés (el polémico proyecto de ley de extradición), han dañado voluntariamente las instalaciones del Consejo Legislativo".

Pekín mostró su "firme apoyo" a las autoridades de Hong Kong y a la Policía local para que "se encarguen del incidente con arreglo a la ley" e "investiguen la responsabilidad penal de los delincuentes violentos".

Los actos, según la Oficina, "infringen el Estado de derecho, menoscaban el orden social y dañan los intereses fundamentales" de la excolonia británica, al tiempo que suponen un "desafío descarado" al principio de 'un país, dos sistemas' que rige la autonomía en ciertas áreas de la que disfruta Hong Kong.

El Gobierno de China también lamentó este martes la "flagrante injerencia" en los asuntos internos de Hong Kong del presidente estadounidense Donald Trump, quien dijo que los manifestantes que la víspera irrumpieron en el Parlamento de esta excolonia británica quieren "democracia".

En un firme mensaje, el portavoz del ministerio de Exteriores, Geng Shuang aseguró que EEUU no debería "de ninguna manera apoyar a quienes recurren a la violencia y violan la ley".