Domingo, 20 de Octubre de 2019
Última actualización: 10:47 CEST
VENEZUELA

La Fiscalía española investiga 120 inmuebles en Marbella y Madrid en manos de chavistas

Nervis Villalobos (I), junto a su jefe Rafael Ramírez, exministro de Petróleo y Minas de Venezuela. (EL CONFIDENCIAL)

Dos sociedades holding y las filiales de ambas en diversos países conformarían una compleja estructura para blanquear dinero en España procedente de esquemas de corrupción que han expoliado Venezuela, según dijeron a El Confidencial fuentes de la Fiscalía Anticorrupción española.

Swissinvest SL, creada en las Islas Caimán en 2012, y Columbus One Properties SL, constituida en Madrid en 2015, habrían sido los vehículos para lavar parte del dinero robado por exaltos mandos de los gobiernos chavistas mediante la compra de más de 120 inmuebles en Marbella y Madrid, publicó este martes el diario español.

Auditores públicos de Venezuela estimaron en 400.000 millones de dólares el capital sustraído a las arcas públicas durante el chavismo en un informe presentado ante la Asamblea Nacional en 2018.

Por su lado, un experto del Departamento de Seguridad Nacional de EEUU valoró la defraudación anual en 20.000 millones de dólares. Entregó su dosier en julio de 2018 a un tribunal de Florida que está juzgando a varios ex altos cargos de los gobiernos venezolanos. Ambos cálculos son coincidentes.

Los casos judiciales que se llevan a cabo en diversos países y las investigaciones periodísticas arrojan cada día más evidencias de que una parte de ese dinero público desviado a cuentas personales se ha blanqueado en España, muy especialmente mediante la compra de inmuebles desde casas de lujo o simples plazas de garaje.

Solo en los últimos cinco años, según las indagaciones de la Fiscalía Anticorrupción y el Juzgado de Instrucción 41 de Madrid, más de 120 inmuebles ubicados en Marbella y Madrid habrían sido adquiridos por Nervis Villalobos y sus cómplices mediante un esquema muy complejo de sociedades que operaban desde diversos países, algunos paraísos fiscales.

Ese grupo de supuestos defraudadores desvió cientos de millones de euros del principal recurso del país caribeño que obtiene el 95% de las divisas: la estatal petrolera PDVSA.

Nervis Villalobos, ingeniero especializado en el sector eléctrico, formado en EEUU y Francia, ocupó varios altos cargos en el Gobierno de Hugo Chávez, entre ellos, fue viceministro de Energía Eléctrica entre 2002 y 2006, cuando dejó la función pública en 2006 para dedicarse al mundo de los negocios tras ser despedido por el presidente.

En 2014, adquirió una casa de lujo sita en la exclusiva urbanización madrileña de La Moraleja. En un tribunal de Houston, le imputan haber recibido en sus cuentas al menos unos 132 millones de dólares por sobornos y comisiones sospechosas que están siendo investigados en seis causas diferentes en España, Estados Unidos, Venezuela y Andorra. Ahora está en libertad provisional en España pendiente de una extradición solicitada desde EEUU. Según fuentes de la Fiscalía Anticorrupción, Villalobos no desea llegar a suelo norteamericano.

El Confidencial describe lo anterior como "únicamente la punta del iceberg".

Solo en España, la Fiscalía Anticorrupción y el juez Peinado documentan la compra de inmuebles por valor de 68 millones de euros. Las sociedades instrumentales y sus cuentas 'puente' adquieren 100 viviendas de una urbanización en Marbella y unas 20 viviendas de alto standing en Madrid. Una de las casas llegó a costar 15 millones de euros.

Nunca compraron viviendas con el nombre de los propietarios, sino que lo hicieron mediante sociedades SL y con fondos provenientes de cuentas en el extranjero, en muchas ocasiones desde el banco checo Cdeská Sporitelna AS, cuyas titulares son las sociedades Ekkotrade Solutions LP de Reino Unido y Uldono Ltd. de Chipre. Ambas están controladas por Villalobos.

Los tres hijos de Villalobos, que viven en un piso de lujo en la calle Ortega y Gasset de la capital española, también recibieron cuantiosas transferencias en sus cuentas bancarias desde esas sociedades de Reino Unido y Chipre.

Los cómplices de Nervis Villalobos en el blanqueo de capitales en España y que le sirven como testaferros y gestores de la fortuna supuestamente deslegitimada a Venezuela son: Hugo André Ramalho Gois, un financiero portugués, Ralph Steinmann, José Vicente Amparán, Luis Fernando Vuteff, empresario argentino y yerno del exalcalde de Caracas Antonio Ledezma, y Carmelo Antonio Urdaneta, exasesor jurídico del Ministerio de Petróleo y Minas. Todos ellos también están siendo investigados por tribunales de EEUU, recordó el diario español.

Así se enriqueció Villalobos

El auto de acusación del tribunal de Houston de agosto pasado describe cómo Villalobos y sus presuntos cómplices urdieron en 2011 una red internacional de empresas, intermediarios y cuentas bancarias para blanquear el dinero procedente de sobornos originados en el sector de la construcción de plantas de energía para favorecer a empresarios afines.

El mismo Villalobos habría sido el firmante autorizado de una cuenta en Suiza a la que otros excargos públicos transfirieron más de 27 millones de dólares, según el escrito de la Justicia estadounidense.

Otro negocio era el del cambio de divisas de fondos procedentes de PDVSA y que está siendo investigado y ya ha sido juzgado en varios países.

Fuentes de la Fiscalía Anticorrupción española indicaron a El Confidencial que tanto Villalobos como otras personas de su confianza disfrutaron del acceso a ese tipo de cambio de divisas gracias a sobornar a altos funcionarios del chavismo.

Algunos de ellos son: Claudia Patricia Guillén, segunda responsable de la Oficina Nacional del Tesoro entre 2011 y 2013, y su marido Adrián Velásquez (ambos residentes en España y de quienes la Justicia de Venezuela solicita la extradición), y Alejandro Andrade, extesorero nacional y quien ya fuera condenado a 10 años de prisión por corrupción internacional y blanqueo de capitales. La Audiencia Nacional rechazó la extradición porque el respeto a los derechos humanos no está garantizado en la actual Venezuela.

Según uno de los autos de la Fiscalía de Florida Sur de julio de 2018, recogido en la causa que ahora pasa a la Audiencia Nacional, en una de esas operaciones de cambio de divisas mediante préstamo de bolívares a PDVSA y posterior cancelación temprana en diciembre de 2014, los asistentes y testaferros de Villalobos defraudaron a la estatal pública venezolana 1.200 millones de dólares. Documentos hallados en la casa de La Moraleja de Villalobos así lo acreditan, según reza el auto del juez Peinado.

En otra operación que documenta el auto del juez, señala que una de las operativas de cambio de divisa proporcionó a Villalobos unos beneficios de 56 millones de euros movidos a través de Banca Privada de Andorra. Los pagadores por su mediación con altos funcionarios de PDVSA fueron las sociedades panameñas Violet Advisors SA y Welka Holding Limited, ambas controladas por los Oberto, Luis Alfonso e Ignacio Enrique, pertenecientes a una de las familias de la aristocracia financiera de Venezuela.

Agentes de Inteligencia de EEUU y España aseguraron a El Confidencial que el futuro de Venezuela que se está negociando en las altas esferas de poder poco tiene que ver con la democracia y el respeto a los derechos humanos en el país caribeño. "Lo importante es la plata (…) El control del dinero robado y el dinero por robar es lo que está en juego en Venezuela".