Domingo, 8 de Diciembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
IRÁN

Teherán dice haber desarticulado una red de espías de la CIA y condena a varios a muerte

El ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Javad Zarif. (REUTERS)

La Inteligencia iraní dijo este lunes que ha detenido a 17 iraníes que trabajaban como espías para la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EEUU y que algunos de ellos han sido ya condenados a muerte, reportó EFE.

Estos presuntos espías formaban parte de una red de espionaje cibernético de EEUU que fue desmantelada por Irán hace algún tiempo, según revelaron el mes pasado las autoridades iraníes.

El jefe del antiespionaje del Ministerio de Inteligencia de Irán, cuyo nombre no es público, dijo este lunes en una rueda de prensa que aquellos que "habían colaborado consciente y deliberadamente (con la CIA)" fueron entregados al Poder Judicial y condenados a muerte o a "largas" penas de prisión.

El agente indicó que los sentenciados a la pena capital, de los que no ofreció una cifra exacta, fueron encontrados culpables de "corrupción en la tierra", un cargo que la jurisprudencia islámica castiga generalmente con la horca.

Algunos de los detenidos, que, según el responsable de antiespionaje, "interactuaron con plena honestidad con la Inteligencia (iraní) y se aprobó su arrepentimiento", fueron utilizados para conseguir información de EEUU.

Los 17 detenidos no estaban en contacto entre ellos, sino que cada uno se comunicaba con un agente de la CIA, y eran empleados en "centros importantes del país", como por ejemplo nucleares, según el agente.

La CIA se habría acercado a los iraníes en conferencias científicas celebradas en África, Asia y Europa o les habría contactado por las redes sociales e internet, prometiéndoles dinero y visados o residencia en EEUU.

Los presuntos espías contaban con documentos de identidad falsos, que la CIA ha dado la orden de eliminar tras ser desmantelada la red de espionaje, según la Inteligencia iraní.

Todos estos nuevos datos han sido revelados después de que el pasado 17 de junio el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamjaní, anunciara que habían acabado con una red de espionaje cibernético.

Esta red tuvo "un papel importante en las operaciones de la CIA en diferentes países", según Shamjaní, quien citó la cooperación con otros países y la detención de un número de espías, pero sin ofrecer detalles.

Shamjaní denunció que EEUU tiene un largo historial de ataques cibernéticos contra otros países, incluido Irán, pero aseguró que las autoridades de Teherán han tomado las medidas necesarias para defenderse.

Las acusaciones de espionaje son comunes entre Teherán y Washington, que mantienen una relación al borde del conflicto desde que el año pasado EEUU decidiera retirarse de modo unilateral del acuerdo nuclear de 2015 y volver a imponer sanciones económicas a Irán.

La tensión se ha extendido al golfo Pérsico, donde en los últimos meses se han producido varios ataques a barcos, el derribo de drones y la captura el pasado viernes por parte de Irán de un petrolero británico.

Canciller de Irán considera las sanciones de EEUU como 'razones para la guerra'

Por otra parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, calificó el domingo como "razones para la guerra" las sanciones que aplica el Gobierno de EEUU contra algunos países, un nuevo pronunciamiento en medio de la mayor escalada de confrontaciones con Occidente.

"Las sanciones son razones para la guerra, son medios de agresión, están dirigidas a los civiles con la finalidad de lograr objetivos políticos. El secretario (de Estado de EEUU, Mike) Pompeo ha dejado claro que tiene que presionar a los civiles para que escojan con quien quieren vivir", dijo el canciller iraní, a través de un traductor, en Caracas, Venezuela, reportó Reuters.

"No podemos permitir que los EEUU siga usando este tipo de sanciones porque es un terrorismo puro y simple", agregó durante una intervención en la reunión ministerial del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL).

El ministro saludó la "resistencia" del régimen de Nicolás Maduro a las medidas similares dictadas por el Gobierno estadounidense.

El funcionario no hizo comentarios sobre el incidente con el buque petrolero británico.