Domingo, 8 de Diciembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
CLIMA

Julio de 2019, el mes más caluroso registrado en la historia

Decenas de personas se refrescan en las Fuentes del Trocadero de París el 23 de julio de 2019, en plena ola de calor en Europa. (AFP)
Personas de refrescan en una fuente en Ámsterdam. (LA NACIÓN)

El pasado julio fue el mes más caluroso en el mundo desde que se miden las temperaturas, justo por encima del registrado en el mismo mes en 2016, según datos del servicio europeo Copernicus sobre el cambio climático.

"Julio es generalmente el mes más caliente del año en el mundo, pero según nuestros datos (el de este año) fue el más caluroso desde que se hacen las mediciones", declaró este lunes en un comunicado el jefe del servicio, Jean-Noël Thépaut, reportó la AFP.

"Con la continuación de las emisiones de gas de efecto invernadero y el impacto en el aumento mundial de las temperaturas, se seguirá batiendo récords", dijo Thépaut.

Según los datos de Copernicus, el mes de julio de 2019 fue un 0,04 ºC más caluroso que el mes de julio de 2016, año del récord precedente, marcado por la influencia del fenómeno climático de El Niño.

La temperatura del mes de julio de 2019 fue un 0,56 ºC más elevada que el promedio del período 1981-2000, indicó Copernicus.

Representa casi un 1,2°C por encima del nivel preindustrial, base de referencia de los expertos de la ONU sobre el clima.

La diferencia entre julio de 2019 y julio de 2016 es tan leve que otros organismos que colectan y analizan los datos de forma diferente podrían llegar a otra conclusión, advirtió sin embargo el organismo europeo.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de EEUU todavía no publicó sus conclusiones sobre el mes de julio de este año.

El mes de julio estuvo principalmente marcado por una canícula corta pero muy intensa en Europa, donde varios países como Alemania, Bélgica, Holanda y Francia batieron sus récords de calor.

Según Copernicus, las temperaturas estuvieron por encima de las normales en Alaska, Groenlandia y partes de Siberia, así como en Asia central y en algunas regiones de la Antártida.

La organización meteorológica mundial estima que 2019 estará entre los cinco años más calurosos registrados.

En un planeta que sufre el cambio climático provocado por el hombre

El viernes pasado, una investigación de un equipo de científicos europeos del Instituto Pierre-Simon Laplace concluyó que la ola de calor "fue tan extrema en Europa Occidental continental que registró magnitudes que hubieran sido muy difícil alcanzar sin el cambio climático".

En los países donde millones de personas soportaron la ola, las temperaturas hubieran sido de 1,5 a 3°C menos en un mundo sin un calentamiento del clima causado por el hombre.

"Esto se agudizará si no hacemos algo respecto al cambio climático, a las emisiones, a estas olas de calor que hoy tienen una amplitud de 42 grados y que tendrán tres grados más en el 2050, lo que las haría llegar a los 45 grados más o menos", indicaron los profesionales, citados por La Nación.

Qué pasó durante el mes más cálido

El hemisferio norte sufrió temperaturas de más de 40 grados y una asfixia que generó imágenes de lo más disimiles: gente metida en las fuentes para frenar el hastío, gente con pistolas de agua en los parques, gente tirada en el piso, buscando refugio del sol, gente haciendo colas en bebederos de la calle.

En los Países Bajos, por ejemplo, un canal de televisión local emitió imágenes ininterrumpidas de paisajes invernales para ayudar a los espectadores a olvidar momentáneamente la ola de calor.

En Suiza pintaron tramos de vías de ferrocarril de color blanco, con la esperanza de evitar que se doblaran. En París, miles se amontonaron en salas de cine, algunos de los únicos lugares con aire acondicionado de la ciudad.

También se produjeron estragos. Además de varios incendios forestales y un evento masivo de derretimiento de hielo en Groenlandia que envió cientos de miles de millones de toneladas de agua al Océano Atlántico, elevando el nivel del mar, se registraron varios muertos.

El lunes Japón confirmó que siete personas murieron, entre ellas una bebé, como consecuencia de la ola de calor que afecta a la isla desde el pasado viernes. Esta cifra se suma a las 12 muertes de la semana pasada, después del final tardío de la temporada de lluvias, que duró ocho días más que el promedio.