Sábado, 16 de Noviembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
Colombia

Colombia y el breve adiós a las armas

Integrantes de las FARC durante la entrega de sus armas, 2017. (EFE)

Venezuela pasará a tener un papel crucial en la nueva etapa que se abre en Colombia, con la irrupción de una facción de la FARC que anunció este 29 de agosto su ruptura con el proceso de paz, al tiempo que se estima que los efectos de este nuevo escenario tendrán repercusiones en términos de la seguridad regional en Sudamérica, dada una combinación de factores.

El vídeo difundido por esta facción de las FARC, con el guerrillero "Iván Márquez" como vocero del regreso a las armas, se habría grabado en territorio venezolano y no en suelo colombiano, como se asegura en el propio mensaje. Este hecho simboliza lo que podría ser una dinámica que ya ha sido probada por los irregulares: actuar con impunidad en la región fronteriza entre ambos países.

La cercanía de esta facción de las FARC con el ELN, que no abandonó las armas y que además concentró sus actividades al margen de la ley en la intrincada frontera colombo-venezolana, es otra señal de que el conflicto colombiano tendrá impacto más allá de sus límites fronterizos.

Este 29 de agosto, el líder del Ejército de Liberación Nacional (ELN), conocido por el alias "Uriel" saludó el regreso a las armas de varios líderes disidentes de las FARC encabezados por el exjefe negociador de paz, cuyo alias es Iván Márquez.

El acuerdo de paz para desmovilizar a las FARC se terminó de firmar hace tres años. Fue negociado en La Habana, Cuba, con la mediación de Noruega. El proceso fue un logro para el presidente de entonces, Juan Manuel Santos.

Santos justamente recordó que, pese a la decisión de Iván Márquez, de Jesús Santrich y de El Paisa, más del 90% de los desmovilizados sigue en el sendero de la paz y de hacer política en el campo institucional.

Con el ELN, pese a varios intentos, no se alcanzó un acuerdo de paz bajo el mandato de Santos, quien gobernó Colombia entre 2010 y 2018.

La posible sinergia entre la disidencia de las FARC y el ELN abre un nuevo escenario para la seguridad regional, dada la propia inestabilidad institucional y de seguridad que se vive en Venezuela.

"La decisión de las FARC termina dándole la razón a quienes temían el impacto de la inestabilidad, del caos generalizado que se está viviendo en Venezuela, específicamente en materia de seguridad", comenta a DIARIO DE CUBA el analista internacional Andrei Serbin Pont, director de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (CRIES), con sede en Argentina.

"Venezuela es hoy lugar para el tráfico de drogas, de bienes, de armas (…)  El conflicto interno armado colombiano encuentra un elemento que lo potencia con estos elementos desestabilizadores para la región", asegura Serbin Pont.

A juicio del experto, este anuncio de la facción de las FARC representa una mayor preocupación para los países vecinos.

"Cuba y Venezuela, sin duda, conocían de esta decisión con antelación. Este grupo necesita el respaldo logístico y político de La Habana y Caracas para dar un paso de esta magnitud. Dudo que lo hayan hecho sin la venia de estos dos países aliados", asegura a DIARIO DE CUBA un diplomático sudamericano con larga trayectoria en la capital venezolana.

El Gobierno colombiano dará una recompensa de 3.000 millones de pesos, el equivalente a unos 850.000 dólares, por información que conduzca a la captura de los guerrilleros de las FARC que aparecen en el video anunciando el retorno a las armas, informó el presidente Iván Duque.

Desde múltiples instancias, dentro y fuera de Colombia, se produjeron manifestaciones de rechazo a este regreso a las armas de insurgentes de las FARC, incluso por parte de sus antiguos compañeros incluyendo a alias "Timochenko". "Las grandes mayorías seguimos  comprometidos con lo acordado, aún con todas las dificultades o peligros que se avizoran, estamos con la paz", dijo el excomandante guerrillero, cuyo nombre real es Rodrigo Londoño.

Por otro lado, el presidente de Colombia acusó al régimen de facto de Nicolás Maduro de proveer "albergue y apoyo" a los excomandantes de las FARC que anunciaron "la continuación de la lucha guerrillera". Duque dijo que no hay una nueva FARC sino narcoterroristas apoyados por Maduro.

"La reagrupación de las FARC (con ELN) debe preocupar tanto a Venezuela como a Colombia. Las FARC están en Venezuela y sin duda Maduro auspició su reagrupación. Esto es parte del plan de contingencia militar de Maduro-Castro contra Colombia", aseguró el mayor general Hugo Carvajal, quien dirigió los servicios de inteligencia en Venezuela durante el gobierno de Hugo Chávez y ahora es disidente del chavismo.

Por su parte, un sacerdote católico colombiano consultado por DIARIO DE CUBA, pero que pidió mantener su nombre en anonimato, dijo que entre los colombianos el anuncio de Iván Márquez "es un halo de desesperanza muy grande, la gente siente que se perdió el esfuerzo de estos años".

Entre los ciudadanos de a pie, según el religioso, "se generan miedos, hay mucha incertidumbre" en torno a qué significará en términos prácticos los anuncios de esta escisión de las FARC.

En el vídeo, Márquez asegura que la nueva insurgencia, que toma el nombre y símbolos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, no tiene como objetivo a soldados ni policías "respetuosos de los intereses populares", sino que será "esa oligarquía excluyente y corrupta, mafiosa y violenta que cree que puede seguir atrancando la puerta del futuro de un país".

De acuerdo con informes de inteligencia, más de dos docenas de grupos con disidentes de las FARC han seguido operando —tras el proceso de desmovilización y entrega de armas— en regiones con cultivos de hoja de coca, materia prima de la cocaína, y con yacimientos de oro de los que extraen el metal de forma ilícita contaminando ríos.

"Los exmiembros de las FARC enfrentan una creciente presión para unirse a grupos disidentes que se dedican a lucrativos negocios ilícitos", dijo recientemente Sergio Guzmán, director de Colombia Risk Analysis, citado por Infobae.

"Hay una pequeña luz de esperanza ya la gran mayoría de los desmovilizados, que le apostaron a hacer de la FARC un partido político institucional, siguen en pie apoyando al acuerdo de paz", recalca a DIARIO DE CUBA el sacerdote colombiano consultado.

2 comentarios

Imagen de El viajero

Lo de "disidentes"  no lo veo por ninguna parte.  El nombre correcto es "terroristas".  Le doy mas crédito a la opinión del Diplomático sudamericano con larga trayectoria en Venezuela que a la del cura en estos temas.   De ser así, esto pondría tanto a Venezuela como a Cuba dentro de la categoría de países que patrocinan el terrorismo.    

Imagen de Ares III

No volvere a repetir mi comentario al articulo anterior "Editorial, una nueva guerrilla afectara...." su mismo titulo desconcierta: es una ingenuidad o un contrasentido. Cuba desde los inicios del castrismo y Venezuela ahora son las bases de operaciones de todas las guerrillas y movimientos antidemocraticos de America Latina. No nos hace falta ningun Andrei ni doctor universitario para decir lo que cada cubano sabe: Todos los terroristas y guerrilleros del mundo, si son de izquierda, tienen santuario en la Habana. En mis años de universidad tuve un profesor -plantilla de mi centro educacional- que habia sido etarra, y vivia un poco mejor que el resto del claustro por su condicion de extranjero. El castrismo incluso inculca esas cosas como parte de su adoctrinamiento ideologico, desde lemas en las escuelas hasta novelas, series de television y peliculas donde los heroes son justamente ese desperdicio humano.  Resulta de una ingeniudad mayuscula a estas alturas escandalizarse -no digamos ya cuestionar si o no como hace la Editorial de DDC- del apoyo de Cuba y Venezuela a esos movimientos desestabilizadores. Hay que tomar accion. Cada medio de prensa y generador de opinion publica deberia entrar de lleno a movilizar todos los mecanismos democraticos, denunciar en todos los foros posibles y quitarle la careta a Raul y a Maduro y señalarlos donde quiera que se paren como los peores genocidas del continente. Hasta ahora, solo he visto a Almagro y al gobierno norteamericano hacer eso.  Los paños tibios de todo el resto de latinoamerica van a convertir a nuestro continente en el paso de unas pocas decadas en algo peor que Africa.