Martes, 7 de Abril de 2020
Última actualización: 16:47 CET
CLIMA

Con toda la furia de su categoría 5, Dorian continúa su paso devastador sobre las Bahamas

Las olas rompen con fuerza a medida que Dorian se acerca a Nassau. (AFP)
Imagen satelital del huracán. (TELESUR)

El azote y la furia del huracán de categoría 5 Dorian que se encuentra sobre las Islas Ábaco ha causado una caída en las comunicaciones, cientos de viviendas destruidas, calles convertidas en auténticos ríos y tanto vehículos como casas sumergidos, así como falta de luz, mientras los escasos habitantes de Gran Bahama sienten también sus efectos.

Medios locales citados por EFE ofrecen testimonios dramáticos de habitantes de las Bahamas, donde Dorian tocó tierra este domingo en el Cayo Elbow, en las islas Ábaco del archipiélago atlántico.

Posteriormente tocó tierra, a las 2:00PM hora local, una segunda vez, cerca de Puerto Marsh, también en las islas Ábaco.

Puerto Sandy y zonas del oeste de Nueva Providence se encuentran sin comunicaciones y muchas partes de la isla están a oscuras según informan medios locales.

En las imágenes difundidas por varios habitantes son visibles coches y casas de las que solo se ve el tejado sumergidos debido a las inundaciones que han convertido las calles en ríos, todo ello acompañado de vientos, en algunos momentos de entre 297 y 350 kilómetros por hora.

También hay postes de la luz y árboles arrancados y esparcidos por el viento, además de innumerables casas sin techo y pertenencias repartidas por los alrededores.

"No se puede distinguir el inicio de algunas calles con el del mar en muchas partes", dijo este domingo el primer ministro bahameño, Hubert Minnis.

Cientos de personas se encuentran refugiadas en las 14 iglesias y escuelas habilitadas como refugios.

La directora general del Ministerio de Turismo y Aviación de Bahamas, Joy Jibrilu, dijo el domingo que la situación en las Islas Ábaco es devastadora e indicó que no hay información sobre pérdidas de vidas, pero sí de enormes daños materiales, mientras rescatistas piden rezar para que todo salga bien.

En un mensaje a la población pidió calma e indicó que hay cuantiosos y grandes daños en las estructuras.

La Agencia Nacional de Manejo de Emergencias de Bahamas (NEMA, por su sigla en inglés) pidió, a su vez, rezar para que todo salga bien y advirtió a la población de que actualmente "están haciendo todo lo posible" para ayudar, a medida que el meteoro pasa por el noroeste del archipiélago con toda la fuerza de su categoría cinco.

Se trata del huracán más potente que haya pasado por las Bahamas y el de mayor categoría este año en el mundo.

Por medio de su cuenta oficial en Twitter, la NEMA también pidió que no se comparta o difunda información a través de las redes sociales de presuntas imágenes del paso del ciclón ya que podría no obedecer a la realidad y "llevar a la confusión" a la ciudadanía.

Además, solicitó que se intente mantener la calma y "ante todo recen para que todo salga bien".

En una conferencia de prensa antes de la llegada del huracán, el primer ministro, quién se emocionó en varios momentos de la misma, afirmó que el domingo era el peor día y el más triste de su vida.

"Como médico he sido entrenado para aguantar muchas cosas, pero nada como esto", dijo.

Los primeros testimonios ofrecidos por residentes de las islas Ábaco a medios locales son relatos de destrucción masiva de los edificios, así como de inundaciones.

El diario The Tribune reproduce las declaraciones de varias personas confiadas en que serán rescatadas pronto y otras relatando que se han quedado sin vivienda, así como algunas encerradas en habitaciones rezando desesperadamente.

Según el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EEUU, el lunes y martes Dorian seguirá moviéndose hacia el oeste más lentamente que ahora y después hará un giro gradual hacia el noroeste.

"Se espera que Dorian siga siendo un huracán catastrófico durante los próximos días", señala el NHC.

Loa avisos y advertencias del NHC para la costa este de Florida abarcan una zona que tiene su punto más meridional en Deerfield Beach, a 67 km al norte de Miami.

EEUU evacúa a 800.000 personas por la llegada de Dorian

El NHC, con sede en Miami, informó que al tocar tierra, Dorian igualó el récord del huracán más potente del Atlántico, que data de 1935. Su director, Ken Graham, aseguró que se trata de "una situación extremadamente peligrosa".

Imágenes tomadas en Cooper's Town, en las Ábaco, Bahamas, obtenidas por la AFP, muestran enormes olas rompiendo con extrema violencia.

La radio local informó que la gente clamaba por ayuda luego de que el viento arrancó los techos del Island Breezes Hotel en Marsh Harbour, en una zona comercial de Ábaco.

Una pared del ojo del huracán se encontraba en la noche del domingo en el este de Gran Bahama. El NHC dijo en su boletín de las 02H00 GMT que la situación en la isla implicaba una amenaza para la vida y que las cosas se pondrían peor.

"No dejen sus refugios mientras pasa el ojo, pues los vientos aumentarán rápidamente al otro lado del ojo", indicó el NHC.

Muy difícil de predecir

Tras días de incertidumbre en torno a la trayectoria de Dorian, los estados del sureste de EEUU —Florida, Georgia y Carolina del Sur— finalmente ordenaron la evacuación de los residentes en la costa, en un éxodo masivo que afecta a cientos de miles de personas.

El NHC dijo que la tormenta pasará "peligrosamente cerca" de la costa de Florida en la noche del lunes y la madrugada del martes.

En Washington, el presidente Donald Trump se reunió con los directores de gestión de emergencias y dijo que "esto parece monstruoso".

"Esperamos que buena parte de la costa este reciba el impacto o parte del impacto de forma muy, muy severa", dijo el mandatario, quien anuló un viaje que debía efectuar a Polonia este fin de semana.

Florida emitió sus primeras órdenes de evacuación obligatoria para Palm Beach y el condado de Martin.

En tanto, el gobernador de Carolina del Sur, Henry McMaster, ordenó la evacuación obligatoria de la costa, afectando a unas 800.000 personas, mientras que Georgia ordenó evacuar seis condados costeros.

Los tres estados declararon asimismo el estado de emergencia, al igual que Carolina del Norte, medida que permite movilizar mejor los servicios públicos y recurrir a la ayuda federal.