Sábado, 12 de Octubre de 2019
Última actualización: 10:47 CEST
MEDIOAMBIENTE

¿Convertir los cadáveres humanos en abono para jardines? Washington podría ser pionero

Compostaje. (GETTY)

El estado de Washington, EEUU, podría convertirse en el primero en permitir el compostaje humano, otra opción para tratar los restos mortales distinta al enterramiento y la incineración.

Según recogió la edición digital de NBC News, el nuevo enfoque, conocido como "recomposición", implica colocar cuerpos en un recipiente y acelerar su descomposición en un suelo denso en nutrientes que luego puede devolverse a las familias.

El objetivo es una forma menos costosa de tratar los restos humanos, mejor para el medio ambiente que el entierro, que puede filtrar sustancias químicas en el suelo, o la cremación, que libera dióxido de carbono y calienta la Tierra.

"Las personas de todo el estado que me escribieron están muy entusiasmadas con la posibilidad de convertirse en un árbol o tener una alternativa diferente para ellos mismos", dijo el senador estatal Jamie Pedersen, un demócrata, que patrocina un proyecto de ley en la Legislatura de Washington.

La iniciativa también convertiría a Washington en el estado número 17 de EEUU en permitir la hidrólisis alcalina, la disolución de cuerpos en un recipiente presurizado con agua y lejía hasta que solo quede líquido y hueso.

Pedersen planea presentar el proyecto de ley cuando comience la nueva sesión legislativa el próximo mes.

Maneras ecológicas de morir

De acuerdo con el antropólogo forense Daniel Wescott, citado por la BBC, al cuerpo humano le toma meses degradarse en la tierra. Todo depende de la calidad del suelo. En un ambiente seco, puede terminar momificado. En zonas más húmedas, un rostro puede degradarse hasta llegar a los huesos en pocas semanas.

"Si tienes una buena cantidad de actividad de bacterias, en un mes el cuerpo humano ya debería estar degradado en la tierra", dijo Wescott al medio británico.

Sin embargo, es algo que cada vez pasa menos: más de la mitad de los cuerpos de quienes fallecieron en 2016 en EEUU fueron cremados, no enterrados. Los que son sepultados van dentro de ataúdes de madera, que ralentizan el proceso de degradación.

Por eso, hay personas que llevan años pensando en que deberían extenderse otras maneras de ser depositado bajo tierra.

"La naturaleza sabe cómo transformar nuestros cuerpos en tierra. En abono", comentó a la BBC Nina Schoen, una de las promotoras de la idea de convertir el cuerpo humano en compostaje.  

Para 2035 se estima que solo el 15% de los entierros se realizarán de la forma tradicional.

"Lo que es más importante, al menos para mí, es que mi cuerpo sea capaz de devolverle a la Tierra lo que ella hizo por mí cuando yo estaba viva y, a través de ese proceso, crear nuevas fuentes de vida", agregó.

¿Cómo hacerlo?

Tal vez la mayor impulsora de esta nueva ley estadounidense es Katrina Spade, la fundadora de la compañía Recompose, con sede en la ciudad de Seattle, en el oeste del país, señaló el medio británico.

Es ella la que afirmóque puede convertir el cuerpo humano en un fértil abono en tan solo 30 días.

"Lo que hacen es simplemente acelerar el proceso natural de descomposición", explicó Nora Menkin, directora People's Memorial, una organización sin ánimo de lucro que provee servicios funerarios a personas sin recursos en Seattle.

El método de Recompose, que ha sido tratado por investigadores de la Universidad de Washington, consiste en seguir el proceso normal de compostaje, pero en el caso del cuerpo humano se le añade una mezcla de astillas de madera y otros ingredientes biodegradables.

Esto hace que microbios y bacterias termofílicas —o sea, a las que les gusta el calor— hagan su trabajo y aceleren la descomposición.

Todo el proceso ocurre a unos 55 grados Celsius, que además termina de matar a posibles bacterias responsables del contagio de enfermedades.

Algunos activistas de este tipo de entierros señalan que los cuerpos humanos pueden continuar en los jardines de sus familiares.

El resultado es abono que se puede usar de manera segura, que es la razón definitiva por la que muchas personas apoyan esta forma de tratar los cuerpos tras la muerte.

"Tenemos toda esta energía que muchas veces es quemada o sellada en ataúdes que podemos utilizar para ayudar a que la vida continúe", dijo Menkin.

Por su parte, Schoen aclaró que apoya esta opción porque quiere que su cuerpo aporte al medio ambiente.

"Las preocupaciones sobre el medio ambiente son muy importantes para mí y tienen un rol central en las decisiones que tomo a diario", dijo.

Costoso por el momento

Para 2035, la Asociación de Funerarias de EEUU (NFDA, por sus siglas en inglés) anticipa que solo el 15% de los entierros serán de tipo tradicional.

Sin embargo, experimentar puede resultar costoso.

"Es un hecho que la mayoría de las personas señalan que (el proceso de convertir al cuerpo en compostaje) es una opción costosa", dijo Menkin.

"Ahora mismo puede llegar a costar unos 5.500 dólares. No es un proyecto barato", agregó.  

La cremación sigue siendo el método más económico para disponer los restos mortales del cuerpo humano.

El costo promedio de un entierro tradicional es de alrededor de 7.000 dólares. Sin embargo, una cremación llega solo a los 1.000 dólares.

Por ahora, los entierros ecológicos no son muy populares.

Además de que existen reparos éticos sobre esta manera de disponer de los restos de lo que fue un ser humano.

"¿Los cuerpos van a ser cuidados de forma respetable?, ¿podremos en el futuro ser capaces de recordarlos, de recordar que formaron parte de una comunidad? Esas preguntas siempre estarán cuando se insiste en cambiar la forma en que enterramos a quienes mueren", dijo el profesor de la Universidad de California David Sloane.

Sin embargo, tanto Menkin como Schoen creen que la idea es convencer a la gente de que, aunque "sea diferente, no es malo".

"Lo que pasa es que aquí en EEUU nadie quiere hablar sobre el tema. No hablamos lo suficiente sobre lo que significa la muerte o sobre la muerte en general", recalcó Schoen.